Empresas

En Hershey no todo
es dulce: recortará 15%
de su fuerza laboral

Hershey Co. planea recortar cerca de 15 por ciento de su plantilla, principalmente de la que se concentra fuera de Estados Unidos, tarea que supervisará Michele Buck, nueva presidenta ejecutiva de la compañía.
Bloomberg
28 febrero 2017 18:40 Última actualización 28 febrero 2017 18:43
Hersheys

(Bloomberg)

Hershey Co., quien recibirá a una nueva presidenta ejecutiva esta semana, recortará cerca de 15 por ciento de su fuerza laboral a medida que la compañía trata de aumentar los márgenes de ganancia y hacer frente a un enfriamiento en las ventas de chocolate.

Como parte de los esfuerzos por agilizar las operaciones, Hershey está reforzando su cadena de suministro y reduciendo los gastos generales. La compañía espera ver ahorros del plan de reducción de costos en 2018 y 2019.

El trabajo de supervisar los despidos caerá sobre la presidenta ejecutiva entrante, Michele Buck, una veterana de la empresa que asumirá el mando el miércoles. Buck toma las riendas tras un año tumultuoso para el gigante del chocolate.

Buck, que ha ocupado el puesto de directora de operaciones, asume el mando de John P. Bilbrey, quien en octubre anunció su intención de retirarse.

1
 

 

Michelle Buck


Hershey rechazó una oferta de adquisición de Mondelez International Inc. en 2016, enojando a algunos inversionistas. El Hershey Trust, la firma sin fines de lucro de 12 mil millones de dólares que controla la empresa, también hizo cambios en sus filas.

Las reducciones de empleos se concentrarán principalmente en la plantilla fuera de Estados Unidos, dijo Hershey. El programa de ajuste del cinturón elevará los gastos antes de impuestos de 375 millones de dólares a 425 millones de dólares, incluyendo costos de indemnización de hasta 100 millones de dólares.

El objetivo es generar márgenes operativos ajustados de 22 por ciento a 23 por ciento para fines de 2019.

Mondelez hizo una oferta para adquirir Hershey el año pasado, pero abandonó las negociaciones en agosto después de anunciar que no había "un camino para un acuerdo".

El directorio de Hershey había rechazado una oferta de 107 dólares por acción por la empresa, y luego Mondelez elevó la propuesta a 115 dólares antes de retirarse. El anuncio de que estaba poniendo fin a las discusiones hizo que sus acciones se desplomaran. La compañía, con sede en la ciudad de Pensilvania que lleva su nombre, también ha buscado en el extranjero margen para crecer.

En 2014, la empresa compró Shanghai Golden Monkey para expandirse en China, pero los problemas de distribución y recaudación de pagos han pesado en ese negocio, y su unidad internacional ha registrado pérdida en los últimos dos años.