¿Empresarios en Corea del Norte? No es tan raro como parece
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Empresarios en Corea del Norte? No es tan raro como parece

COMPARTIR

···

¿Empresarios en Corea del Norte? No es tan raro como parece

Fundadores entusiastas han hecho caso omiso a la falta de tecnología y apoyo para lanzar sus proyectos.

Bloomberg Por Yoolim Lee y Sam Kim
15/06/2018
Actualización 15/06/2018 - 9:18
Los emprendedores en Corea del Norte han tomado fuerte impulso en los últimos años.

Puede que Corea del Norte parezca tierra estéril para los empresarios. Pero fundadores entusiastas han hecho caso omiso a la falta de tecnología y apoyo para lanzar sus emprendimientos, incluso antes de que la histórica cumbre de esta semana en Singapur planteara la perspectiva de más oportunidades económicas.

Hay un sitio de comercio electrónico llamado Manmulsang –que significa la tienda de todo, guiño a Amazon- y está Okryu, un servicio de compras móviles.

También existe una aplicación de navegación, Gildongmu 1.0, que significa 'amigo del camino'. Los fundadores deben salvar algunos obstáculos poco habituales.

La única manera en que los clientes pueden conseguir nuevas aplicaciones para smartphones, por ejemplo, es concurrir a una tienda física y descargarlas. Es la App Store para autócratas.

Sin embargo, Corea del Norte ha permitido que miles de ciudadanos estudien para convertirse en emprendedores, pese a cualquier conflicto evidente con las prácticas socialistas.

Choson Exchange, una agrupación sin fines de lucro, ha capacitado a más de 2 mil norcoreanos en su propio país y en Singapur en la última década.

Mucho antes de que Kim Jong-un admirara la silueta de Singapur desde el edificio Marina Bay Sands antes de su cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump, muchos compatriotas bebían cerveza en el mismo sitio mientras estaban de visita para tomar clases de emprendimiento y capital de riesgo.

Ian Collins, instructor australiano de Choson Exchange, dirigió un taller de cuatro días para 80 personas en el norte de Pyongyang en noviembre.

Sus alumnos aprendieron a desarrollar modelos de negocios y hacer presentaciones de tres minutos de sus ideas de negocios en un ascensor –aunque no estaba claro si algún día podrían estar en un ascensor con un capitalista de riesgo-. La falta de recursos fomenta el ingenio.

Varios estudiantes presentaron productos de movilidad que utilizan energía solar. Otro grupo propuso tablas de taekwondo que pueden romperse y rearmarse más de 100 veces.

Los mejores alumnos van a las universidades de primer nivel del país como la Universidad Kim Il Sung y la Universidad Tecnológica Kim Chaek, donde aprenden conocimientos básicos de ciencias de la computación aun cuando el acceso a internet es limitado.

Regularmente ganan premios en los concursos internacionales de codificación y su talento ha ayudado a Corea del Norte a convertirse en una amenaza mundial en materia de ciberseguridad.

Jim Rogers, experimentado inversor y presidente de Rogers Holdings, quedó pasmado al ver los cambios que se están produciendo en ese régimen fuertemente controlado. Recibió la mayor sorpresa durante una visita a un bullicioso mercado de la ciudad norcoreana de Rason hace algunos años, donde cientos de puestos vendían productos de todo el mundo.

“Corea del Norte está hoy donde estaba China a comienzos de la década de 1980. Presenta todas las señales: tenía un mercado negro que se estaba desarrollando y ocurrían cosas nuevas. Todo esto habitualmente lleva a un futuro muy emocionante”, señaló Rogers.