Empresas

Millones de kilos de productos cárnicos son retirados del mercado en Estados Unidos 

Los alimentos procesados de animales enfermos, fueron producidos desde el 1 de enero de 2013 al 7 de enero de 2014 y enviados a centros de distribución y tiendas minoristas en California, Florida, Illinois y Texas. 
Associated Press
09 febrero 2014 9:43 Última actualización 09 febrero 2014 11:22
Los productos afectados no son aptos para el consumo humano. (Reuters)

Los productos afectados no son aptos para el consumo humano, dice la FSIS. (Reuters)

PETALUMA, California.-Una empresa en California ha comenzado a retirar del mercado casi cuatro millones de kilogramos (8.7 millones de libras) de productos cárnicos porque procesó animales enfermos y no saludables sin una plena inspección federal, dijeron el sábado autoridades federales.

La cantidad equivale a la producción completa de un año de la compañía Rancho Feeding Corp., que está bajo la lupa del Servicio de Seguridad e Inspección Alimentaria (FSIS por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

La agencia dijo que sin una inspección plena, los productos afectados no son aptos para el consumo humano.

Estos alimentos fueron procesados desde el 1 de enero de 2013 al 7 de enero de 2014 y enviados a centros de distribución y tiendas minoristas en California, Florida, Illinois y Texas.

Los productos incluyen canales de vacuno, cola de buey, hígado, cachetes, tripas, lengua y carne de ternera con hueso.

En enero, la empresa, ubicada en el norte de California, retiró del mercado más de 18,000 kilogramos (40,000 libras) de productos de carne que elaboró el 8 de enero porque tampoco tuvieron la debida inspección.

Los problemas sanitarios con esta carne fueron descubiertos dentro de una investigación en marcha, dijo el FSIS. Nadie contestó una llamada a la empresa para que hiciera declaraciones sobre el particular.

No se han registrado casos de alguna persona que haya enfermado por el consumo de esta carne.

Como algunos de los productos aún podrían continuar congelados y almacenados, se dispuso su retiro del mercado mediante una orden Clase I porque pueden causar consecuencias adversas y graves a la salud de quien los consuma, según un portavoz del FSIS.