Empresas

El avión de segunda mano más buscado del mundo

Después de que la producción del avión 717 de Boeing finalizó, su temporal fracaso se transformó en éxito ya que hoy día es una de las aeronaves más solicitadas en el mundo en una etapa en la que las aerolíneas empiezan a pensar en un cambio.
Julie Johnsson 
04 septiembre 2015 18:11 Última actualización 05 septiembre 2015 5:0
Boeing

La caída en el precio del keroseno hace que los aviones viejos resulten atractivos. (Bloomberg)

Nueve años después de finalizada la producción del avión 717 de Boeing Co., el que fuera un fracaso de ventas se ha convertido en una de las aeronaves más buscadas del mundo.

Boeing sólo fabricó 155 de los aviones de 100 asientes, y la mayor parte se acerca a la edad en que las líneas aéreas empiezan a pensar en un cambio. Pero las valuaciones y las tarifas de alquiler suben gracias a una combinación de combustible barato, la apuesta de mil 500 millones de dólares de Boeing para asegurar que el modelo siga en servicio y a la decisión de Delta Air Lines Inc. de usar el avión como reemplazo de sus aviones regionales más pequeños.

Delta, Hawaiian Holdings Inc., la española Volotea SL y la australiana Quantas Airways Ltd. están dispuestas a aprovechar la ocasión si un 717 usado saliera a un mercado donde ahora no hay nada que comprar ni alquilar. Su única perspectiva actual es un avión que se encuentra estacionado en Turkmenistán, según la base de datos de Ascend, de FlightGlobal.

“Todos lo buscan para larga distancia”, dijo Daniel Pietrzak, director gerente de transacciones de flota de Delta. “Parecen nuevos. Son geniales”.

RESURRECCIÓN 

La sorpresiva resurrección del 717 desmiente la habitual trayectoria del avión huérfano, que rara vez cobra popularidad una vez desaparecidas sus líneas de montaje. En lugar de ello, la demanda global ha superado la oferta desde que Delta empezó a montar una creciente flota en 2012 aprovechando las condiciones de alquiler favorables y una caída de los precios del keroseno para aviones que hace que los aviones viejos resulten atractivos.

“En cierto modo, conforman el mercado”, dijo Robert Agnew, presidente y máximo responsable ejecutivo de la firma consultora de aviación Morten Beyer Agnew Inc. “Si Delta no existiera, el avión podría estar declinando”.

Los valores han aumentado más de 17 por ciento este año, a entre 7.5 millones de dólares y 10.5 millones de dólares, mientras que las tarifas de alquiler se incrementaron 22 por ciento luego de recibirse muchas ofertas cuando la sueca SAS AB puso nueve aviones en el mercado, según Ascend. Delta se quedó con tres, Qantas con dos y cuatro fueron para la aerolínea de bajo presupuesto Volotea.

“Es uno de esos aviones que para una aerolínea pueden no valer nada pero para otra, que tiene una flota similar, valen mucho”, dijo George Dmitroff, jefe de valuaciones de Ascend.

“Es muy buen avión”, dijo Jonathan Bogaard, un accionista de Vedder Price y miembro fundador del equipo de finanzas de transporte global de la firma legal. “Pero nunca se popularizó”.