Empresas

Dragon Mart recibiría permiso de construcción en próximos días

12 febrero 2014 5:3 Última actualización 20 marzo 2013 7:57

 [Cuartoscuro] Grupo multidisciplinario entregó el 18 de marzo informe para evaluar proyecto. 


 
Zenyazen Flores
 
La empresa Dragon Mart Cancún espera que antes del periodo vacacional de Semana Santa, el municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, le entregue la licencia de construcción para comenzar a edificar su centro de distribución de productos chinos.
 
Juan Carlos López Rodríguez, director general de Dragon Mart, comentó que el lunes 18 de marzo el grupo multidisciplinario de expertos que se constituyó para evaluar el proyecto, entregará a la autoridad municipal un informe, a partir del cual se evaluará si se otorga o no la licencia que se solicitó en febrero pasado.
 
En caso de que se niegue la licencia se acudirá a tribunales para interponer un amparo en contra de ese resolutivo, adelantó López Rodríguez en entrevista luego de participar en la mesa de debate "El proyecto de Dragon Mart Cancún, mitos y realidades", organizada por el Centro de Estudios China-México de la UNAM.
 
"El lunes se le va a informar al alcalde qué es lo que concluyó ese grupo de expertos; después de eso, en unos días más se va a definir lo de la licencia. Yo creo que la decisión se va a tomar antes de Semana Santa, y con base en eso, pues ya tomaremos la decisión de iniciar la obra en abril o, en caso de que sin un argumento legal nos sea negada la licencia, pues interpondremos el mecanismo de defensa en abril."
 
Confrontación
 
Momentos antes, durante el foro, López Rodríguez entró en un debate con Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), quien descalificó el proyecto chino al argumentar: "No creemos en la competencia con productos subsidiados y baratos, o productos con dumping; esto daña a la industria."
 
Añadió que el problema de fondo con la construcción de Dragon Mart es que las empresas mexicanas no van a competir con sus similares chinas, sino con prácticas de dumping y con una política monetaria de China que ha llevado a ese país a una devaluación de su moneda.
 
Por ello pidió en nombre de la iniciativa privada la intervención del gobierno federal para frenar el proyecto de Dragon Mart, sobre todo en un contexto en que la Secretaría de Economía (SE) se encuentra en la planeación de una política industrial que lleve a México a la competitividad.
 
"China ya es el segundo socio comercial de México, tenemos un déficit de 47,000 millones de dólares. No queremos que este Dragon Mart sea una especie de tratado de libre comercio por la puerta de atrás. No somos proteccionistas, sino que se trata de un tema de crecimiento económico y legalidad", expuso Foncerrada.
 
López Rodríguez refutó los argumentos de Foncerrada y aseguró que Dragon Mart está inmerso en la política industrial proactiva que permita un mayor crecimiento económico y de empleos, justo lo que se establece en el Pacto por México.
 
Sostuvo que tanto expositores como los compradores que se instalen en Dragon Mart, cumplirán con todos los ordenamientos legales, es decir, con las regulaciones y restricciones no arancelarias para la importación de los productos en el país al que se venda, incluyendo normas de calidad a través de certificadoras internacionales.
 
Reglas claras
 
Adrián Vázquez Benítez, experto en comercio exterior de la firma Vázquez, Tercero & Zepeda, comentó que debido a que China será la principal potencia mundial en el mediano plazo, México debe buscar las sinergias con el país oriental para beneficiarse de su crecimiento, aunque apuntó que debe haber reglas claras para evitar la competencia e intercambio comercial desleal.
 
La senadora del Partido de la Revolución Democrática Luz María Beristain se pronunció a favor de que las inversiones que traería Dragon Mart representen una oportunidad para los pobladores de la región peninsular en cuanto a diversificar sus opciones de empleo, que hasta ahora se concentran en el sector turismo.
 
No obstante también habló de la necesidad de contar con reglas claras para evitar desequilibrios entre ambos países.
 
Con información de El Financiero Diario.