Empresas

¡Basta! Lo que están haciendo con las donas es demasiado

Una dona espolvoreada de azúcar es casi perfecta, por ello el 'boom' que tuvieron al expandirse en Estados Unidos fue alentador, sin embargo se ha llegado demasiado lejos al grado de que un día Pizza Hut hará una pizza de dona.
Kate Krader | Chris Rovzar | Bloomberg
08 mayo 2017 14:9 Última actualización 08 mayo 2017 19:59
Donas (Bloomberg)

Donas (Bloomberg)

Donas, han ido demasiado lejos.

No hace mucho era una de sus más grandes defensoras. Grité hurras cuando se convirtieron en el delicioso y hojaldrado cronut y cuando se multiplicaron por toda la costa oeste a través de la cadena Blue Star, que trajo bellas donas brillantes de Portland, Oregón, a Los Ángeles.

Recibí con agrado a las panaderías de primer nivel como Dough en Nueva York, Union Square Donuts en Boston, District Donuts en Washington, Curiosity Donuts en Nueva Jersey y Federal Donuts en Filadelfia. Elaboraban versiones suyas que eran etéreas, pero sustanciosas, magníficamente glaseadas y decoradas.

All of your donut dreams are about to come true! Heading towards the finish line @dus_donuts!

Una publicación compartida de Eric Medsker (@ericmedsker) el


Me emocioné este año cuando aparecieron en Du Donuts & Coffee de Wylie Dufresne, en Brooklyn, Nueva York, con un estilo de pastelería soberbio, con sabores como Creamsicle, Chocolate Caliente Mexicano e incluso Mantequilla de Maní y Yuzu, que no debería funcionar pero lo hace.

Quedé extasiada al verlas tomar la forma de un pastelillo trenzado recubierto de jarabe de arce y azúcar de canela en el café Daily Provisions de Danny Meyer.

Pero ahora se les fue la mano.

Se adornaron en Glam Donuts de Minneapolis con una combinación llamativa de chile fermentado y mantequilla de cacahuate.

Debutaron en el Datz Dough de Tampa en forma de un cono de dona de helado de 10 dólares. El "cono" con baño interior de Nutella está hecho de donas rellenas de una pasta blanda con sabor a dona de jalea, coronada con palomitas de caramelo de tocino, crema batida y una cereza.

No, donas.

Se portaron mal, donas.

EL CÓMPLICE EMPRESARIAL


Supe que se habían ‘pasado de la raya’ cuando vi que JPMorgan Chase Bank hacía su propia dona.

Mark Isreal, de The Donut Plant, un muy respetable proveedor de masas fritas, se volvió loco y creó el Ripple, tres anillos concéntricos de dona del tamaño de una pizza grande.

El efecto visual, y sabores como el Día de Acción de Gracias (arándano, camote y jengibre confitado), lograron que fuera un gran éxito en las redes sociales.

Entonces se reveló que todo el asunto era una promoción de Chase para pequeñas empresas. Intentamos comer una en la oficina y fue una experiencia de usuario terrible.

Una vez que se volvieron comerciales, se acabó. Cualquiera creía que podía darle a algo forma de anillo y llamarlo dona.

SÁNDWICHES SALADOS

Esto nos lleva al sándwich salado de donas.

Durante un tiempo, fue una curiosidad que se podía encontrar en la Feria Estatal junto a la mantequilla frita y la “funnel cake”. Ya no.

This is what we like to call a Boss Hog! Slow roasted #pulledpork, jalapeño #potatosalad, and your choice of hard cider tangy or a sweet #bourbon #bbq sauce

Una publicación compartida de Gourdough's (@gourdoughspublichouse) el


Primero leí que había sándwiches de donas Monte Cristo en District Donuts de Nueva Orleans. Podrían convencerme de comerlas.

Pero después me enteré de lo que pasaba en Gourdough de Austin.

El sándwich Dirty Bird –pechuga de pollo asada con pesto, mozzarella y pimientos asados sobre una dona- es una de las opciones más conservadoras del local.

Ofrece seis variedades de Donut Burgers. La culminación es una dona cubierta por una montaña de pan de carne envuelto en tocino, panqueque de papa y jalapeños confitados.

Haría cualquier cosa por amor, donas. Pero eso no lo haré.

Todos nos vamos a estrellar con pico de azúcar. (Y las arterias tapadas.)

Eso será terrible porque, sola, la dona es casi perfecta. Es esponjosa con un exterior algo crujiente. Es dulce pero lo suficientemente liviana para no ser empalagosa.

Está pensada para ser bañada, cubierta, espolvoreada y rociada. ¡La innovación es parte de su ser! ¿Para qué llevarla a extremos grotescos? A esta altura, estamos tentando a Pizza Hut a que haga una pizza de dona. Taco Bell casi con seguridad está trabajando en una chalupa de dona. ¿Queremos algo así?

Cuando eso ocurra –e inevitablemente ocurrirá-, no me vengan a llorar.

Vayan a llorarle a Dominique Ansel, inventor del cronut. La culpa es suya.