Empresas

Diseñador chino de la red de tren de alta velocidad, condenado a pena capital por corrupción

Zhang Shuguang, un antiguo alto funcionario del extinto Ministerio de Ferrocarriles, fue condenado con la pena capital con dos años de suspensión y fue privado de sus derechos políticos por aceptar casi ocho millones de dólares en sobornos.
Notimex
02 diciembre 2014 22:23 Última actualización 02 diciembre 2014 22:23
Zhang Shuguang

Zhang Shuguang (Tomada de http://www.china.org.cn/)

BEIJING.- Un tribunal de la capital China impuso la pena de muerte con dos años de suspensión a Zhang Shuguang, un antiguo alto funcionario del extinto Ministerio de Ferrocarriles, por aceptar casi ocho millones de dólares en sobornos.

El Tribunal Intermedio de Beijing también ha privado a Zhang, ex director del departamento de transporte del desaparecido Ministerio de Ferrocarriles, de sus derechos políticos de por vida y le ha confiscado todas sus propiedades.

En su fallo el tribunal señaló que los delitos cometidos por Zhang merecían la pena de muerte, pero se otorgó la condena menor porque el acusado había mostrado arrepentimiento y se recuperó el dinero de los sobornos.

La sentencia contra Zhang se produce a más de un año de que el ex ministro del sector, Liu Zhijun, fue condenado también a una sentencia a muerte suspendida por un caso de corrupción y abuso de poder, reportó la agencia china de noticias Xinhua.

Las penas capitales suspendidas en China suelen conmutarse por cadena perpetua tras dos años en la cárcel.

El gobernante Partido Comunista y el gobierno del presidente chino Xi Jinping han lanzado una amplia campaña para abatir la creciente corrupción en las diferentes estructuras de las entidades públicas.

Liu y Zhang supervisaron la rápida expansión del tren de alta velocidad en China, pero también fueron responsables de crear un esquema de corrupción en el entonces ministerio, mediante sobornos a varias compañías, a las que ofrecían contratos públicos.

El Ministerio de Ferrocarriles se desmanteló en 2013, dos años después de que dos trenes de alta velocidad se estrellaron en 2011, con un saldo de 40 personas muertas.

El incidente originó que la Comisión Disciplinaria del Partido Comunista de China (PCCh) abriera una investigación anticorrupción que derivó en la acusación contra varios altos funcionarios de alto rango.