Empresas

Diageo trabaja para reducir huella de carbono del whisky

10 febrero 2014 4:28 Última actualización 16 septiembre 2013 5:3

[La firma propietaria de la marca Johnnie Walker busca reducir sus emisiones de gases invernadero en 50% para 2015, respecto a 2007. / Bloomberg] 


 
Bloomberg
 
¿Qué tiene una botella de whisky? Una gran huella de carbono. Si bien Diageo Plc, que tiene sede en Londres, no dice exactamente cuánto, la mayor destiladora del mundo produjo el año pasado 701 mil toneladas de emisiones de carbono, equivalente a unos 270 gramos por cada botella vendida, o a las emisiones del tubo de escape de un auto durante unos mil 200 metros.
 
La firma propietaria de la marca Johnnie Walker trabaja para reducir de forma voluntaria las emisiones a los efectos de contribuir a la sustentabilidad e impulsar los resultados de la compañía. Los esfuerzos comprenden una “evaluación del ciclo de vida” de producto de su famoso whisky escocés, una marca que data de 1860. El estudio exigió analizar el verdadero costo de producir y vender el whisky, lo que supone energía, uso de agua, agua residual, desechos y emisiones de gases de invernadero.
 
Lo que Diageo descubrió fue un “punto álgido de carbono” en el proceso de destilación de Johnnie Walker, un hallazgo que llevó a la construcción de una planta de energía verde en su centro de Roseisle en Speyside, Escocia. La destilería utiliza ahora la mitad del combustible fósil que una destilería convencional y le ahorra a la compañía aproximadamente 900 mil libras (1.42 millones de dólares) por año.
 
El proyecto, que se completó a fines de 2010, forma parte del objetivo de Diageo de reducir sus emisiones de gases de invernadero un 50 por ciento, hasta quedar para 2015 por debajo del nivel de 2007.
 
La compañía disminuyó 4.1 por ciento las emisiones de carbono en 2012 y ha reducido el nivel a 26.3 por ciento por debajo de los niveles de 2007, según su informe de sostenibilidad más reciente, que se dio a conocer el 12 de agosto. Incluidos los ahorros de costos, la reducción de las emisiones y la incorporación de más energía limpia a su combinación, Diageo considera que esos esfuerzos son “una ventaja competitiva a largo plazo”, dijo en una entrevista Michael Alexander, jefe global de comunicaciones y políticas.

Objetivos de emisión

La compañía no es la única. En 2012, más del 80 por ciento de las 500 mayores empresas que cotizan en bolsa presentaron informes de emisión de carbono a Carbon Disclosure Project, una organización británica sin fines de lucro. Casi el 70 por ciento del S&P 500 lo hizo, según datos de CDP.
 
Los programas climáticos empresariales se encuentran tan extendidos, son tan rigurosos y están tan documentados, que poco a poco han desaparecido las denuncias de “greenwashing” y se han visto reemplazadas por críticas respecto de que gobiernos y políticos están rezagados respecto del mundo empresarial en lo relativo a acciones directas contra la emisión.
 
Basta con considerar la incapacidad de los países para encontrar un reemplazo para el Protocolo de Kioto que auspiciaron las Naciones Unidas.
 
En medio del vacío de la inacción gubernamental, las empresas dan un paso al frente y se ponen a la cabeza de la reducción de las emisiones de carbono. “Como siempre, la ley es el indicador rezagado”, dijo Anne Kelly, directora de Business for Innovative Climate Energy Policy, un grupo que representa a 23 compañías de productos de consumo, entre ellas Ebay Inc. y Nike Inc.