Empresas

Depuración de incubadoras y capital privado impulsan
a startups

A pesar de que el 55% de las incubadoras de negocios ha desaparecido en los últimos dos años y medio, el número de startups se ha multiplicado, debido a la aplicación de estándares más estrictos y a la entrada de capital privado.
Jair López
28 abril 2015 19:13 Última actualización 29 abril 2015 4:55
jóvenes emprendedores

Hacia 2014 tan sólo en el sector tecnológico existían 119 startups, frente a las 43 del 2008. (Edgar López)

En los últimos dos años y medio desapareció casi el 55 por ciento de las incubadoras de negocios en México, sin embargo, desde entonces el número de startups se ha multiplicado, debido a la aplicación de estándares más estrictos y a la entrada de capital privado.

Hacia 2012, el número de incubadoras en México excedía las 500 unidades, pero el mercado se depuró y hoy sólo operan cerca de 222.

Hace dos años, el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) tuvo un recorte presupuestal que acabó con el 55 por ciento de las incubadoras, muchas de ellas universitarias y otras más que sólo recibían los recursos sin aplicarlos, explicaron expertos.

Pilar Aguilar, directora general de Endeavor México, consideró que la desaparición de la mitad de incubadoras no representó un impacto en la generación de empresas.

“Lo que estoy viendo es que el surgimiento (de empresas) se está duplicando cada año. No necesariamente creo que el que no haya una incubadora te evite fundar una empresa”, mencionó Aguilar.

Un estudio realizado por Endeavor México, en colaboración con PwC México y el Centro de Investigación en Iniciativa Empresarial, reveló que hacia 2014 tan sólo en el sector tecnológico existían 119 startups, frente a las 43 del 2008.

“Me parece que el Inadem está tomando las medidas adecuadas, fijándose más en calidad, que en cantidad”, agregó la experta.

“(Algunas incubadoras) se enfocaban más a la formación empresarial (capacitación), que a la propia incubación de empresas, generando un gran número de planes de negocio más no nuevas empresas”, explicó el Inadem vía electrónica.

SE PONE ESTRICTO

El Inadem explicó que ante los casos que vio en años pasados impuso criterios más estrictos, en lo que se refiere al personal directivo de las incubadoras, los consultores, la infraestructura y equipamiento, así como el histórico de las empresas que han creado y su tasa de sobrevivencia, para acreditar a las incubadoras y otorgarles recursos.

El instituto ahora usa el término ‘incubadoras de alto impacto’ para referirse a aquellas que se concentran en sectores estratégicos, como la tecnología, y así distinguirlas de las básicas, aquellas que se encargan de crear empresas tradicionales, explicó Marcus Dantus, CEO de la incubadora Startup México (SUM).

Del total de incubadoras que existen en el país, sólo 28 son de alto impacto, como Wayra, SUM y Angel Ventures.

SUM fue fundada en 2014 y desde entonces ha incubado al menos 30 startups, mientras que Wayra, que arrancó operaciones en 2011, ha ayudado a crear 40 empresas. 

Wayra brinda un espacio de trabajo, mentorías, acercamiento con inversionistas y un apoyo de 100 mil dólares.

“A partir del 2013 se hizo más difícil contar con la acreditación de incubadora de alto impacto, porque se requería tener un espacio físico, servicios, una metodología, un camino recorrido y entonces se redujo el número”, explicó Gabriel Charles, director de Wayra Latinoamérica.

De acuerdo con el reporte de Endeavor México, las firmas que son incubadas tienen 90 por ciento más de probabilidad de ser financiadas.

“Lo que sí creo es que vemos empresas más preparadas y lo que sí veo es que cada vez tenemos que estirar más el nivel de conocimiento que tenemos que dar porque llegan emprendedores muy buenos”, consideró Cristian Huerta, director de proyectos de la incubadora Alto Impacto Angel Ventures.

FINANCIAMIENTO

Los recursos destinados a las incubadoras por parte de Inadem son otorgados de manera diferente, de acuerdo con su potencial y capacidad.

Por ejemplo, el Instituto destinó 35.8 millones de pesos para la creación y dos años de operación de SUM, mientras que para las empresas incubadas en Angel Venture México cubre el 70 por ciento del costo que cobra la incubadora y el 30 por ciento restante, que representa 100 mil pesos, lo hace el emprendedor.

Entre 2012 y 2015, los administradores de fondos de capital privado dedicados a emprendedores aumentaron 61 por ciento, de 18 a 29, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

Itzel Villa, directora del Programa de Emprendimiento de Alto Impacto del Inadem, señaló que en las incubadoras participa capital privado de forma importante y los recursos del Inadem son complementarios.

Da clic en la imagen para agrandarla

existian esfuerzos aislados