Empresas

Éste es el smartphone que cuesta 4 dólares

Un fabricante de la India promociona un teléfono inteligente que tiene procesador de cuatro núcleos y dos cámaras a sólo 251 rupias. Sin embargo, hay quienes son escépticos y creen que es demasiado bueno para ser verdad.
Bloomberg
07 julio 2016 11:51 Última actualización 07 julio 2016 18:26
El smartphone más barato del mundo

El smartphone más barato del mundo

En las próximas semanas, el smartphone más barato del mundo entrará al mercado de mayor crecimiento del mundo de estos productos.

Una empresa india poco conocida, Ringing Bells, empezará a distribuir el Freedom 251.

El prototipo incluye un procesador de cuatro núcleos, una pantalla de cuatro pulgadas (10.16 centímetros) y cámaras frontal y posterior… al sorprendente precio de 251 rupias (menos de cuatro dólares y equivalente a poco más de 70 pesos).

Mientras que marcas mundiales como Samsung Electronics y Lenovo Group venden smartphones por menos de 100 dólares, el teléfono de solo cuatro dólares está causando revuelo entre las multitudes ávidas de internet y de aplicaciones (APPS) en un país donde Apple no ha conseguido establecerse en el mercado.

Con el precio de un iPhone de más de 700 dólares, Apple sólo ha captado un dos por ciento de la cuota de mercado de la India, un país con una PIB per cápita de cinco mil 63 dólares, según el Banco Mundial.

Las empresas no pueden generar beneficios con teléfonos de 50 dólares por lo que obtener ganancias con un aparato de cuatro dólares es una idea ridícula, dicen expertos como Tarun Pathak, analista jefe de Counterpoint Technology Market Research.

Si bien Micromax vende millones de teléfonos de bajo precio en ciudades más pequeñas, la empresa se beneficia al aprovechar las economías de escala.

El director general de Ringing Bells, Mohit Goel, no tiene previsto obtener beneficios con la venta de los teléfonos y reconoce que la empresa perderá cientos de rupias con cada unidad.

1
El Freedom 251


El Freedom 251 (Cortesía Ringing Bells)


En lugar de ello, la compañía prevé generar ganancias con acuerdos de publicidad y de marketing. Goel dice que la empresa importa piezas de Taiwán y las ensambla en una fábrica de Haridwar, cerca de Nueva Delhi.

La India cuenta con la segunda mayor base de clientes del mundo, con unos 222 millones de usuarios, según datos de Forrester Research, lo que representa solamente el 17 por ciento de la población.

La verdadera oportunidad se encuentra en los cientos de millones de posibles compradores. Se espera que la base de clientes aumente a los 517 millones para 2021 y se prevé que el mercado de teléfonos de menos de 150 dólares crezca 44 por ciento este año, según un informe de CMR.

Incluso a un precio de cuatro dólares, muchos se quedarán sin un móvil debido al agotamiento de las existencias.

Cuando Goel anunció el Freedom 251 por primera vez en febrero, la empresa dijo que unos 70 millones se apresuraron a registrarse y bloquearon el sitio web de la compañía.

La semana pasada Goel señaló que Ringing Bells comenzará a distribuir pronto 200 mil smartphones a compradores seleccionados mediante un sorteo. No se conocen más detalles de la venta.

Correos electrónicos, llamadas telefónicas y mensajes de texto a Goel y sus representantes en los últimos días no han sido respondidos.

La venta de un móvil a un precio tan bajo ha sido objeto de escrutinio. El prototipo Freedom 251 que se presentó a los medios resultó ser un móvil producido por otro fabricante con el logotipo cubierto.

Compradores frustrados protestaron fuera de la sede central de la empresa y se han abierto investigaciones policiales y de las autoridades fiscales.

Goel, que no tiene experiencia previa en el sector tecnológico, ha negado las acusaciones de que la empresa está engañando a los clientes tras el rembolso de depósitos y el retraso de la fecha de lanzamiento.

Por su parte, Pankaj Mahindroo, director de la Asociación de Celulares de la India -cuyos miembros incluyen a Apple y Samsung- dijo que estaban preocupados y que siguen de cerca la situación.

La producción a la carta significa que cualquiera, no sólo los nombres conocidos del sector tecnológico, puede entrar en el negocio de los smartphones realizando pedidos de aparatos de bajo precio directamente a fábricas chinas, dijo Satish Meena, analista de Forrester en Nueva Delhi.

Se ha convertido en un producto tan básico que incluso “un productor de cemento puede entrar en el negocio de los teléfonos inteligentes de un día a otro”, dijo.

Aun así, el precio del Freedom 251 es muy inferior a lo que otros han prometido. “Un móvil de cuatro dólares sólo es una estrategia publicitaria”, dijo Meena.

Todas las notas EMPRESAS
Se registran daños en 23 edificios; colapsan al menos 20 en CDMX
Autobús eléctrico recorre más de mil kilómetros y rompe récord
FEMSA saldrá de compras tras vender acciones de Heineken: analistas
Brooklyn, una de las opciones de Amazon para nueva sede
BP inicia venta de gas natural en México
Turismo vitivinícola une a Guanajuato con provincia argentina
Rolls Royce concretará compra de ITP en Querétaro
Japoneses 'meten cambio' en su estrategia para desarrollar proveedores
Cadena de juguetes de EU Toys 'R' Us se declara en quiebra voluntaria
Nietos de ‘El Moro’ siguen con su legado... y no de churro
Amikoo será la nueva atracción de la Riviera Maya
Por esto no todos llevan una mochila de 'Mickey Mouse' a la escuela
Venta de tequila se ‘entabla’ por alza de precios
FEMSA vende 5.24% de acciones de Heineken
Llegan primeras antenas eólicas para parque de energía en Yucatán
Netflix quiere ser el gigante del entretenimiento
Se dispara 60% demanda de Laudrive, el 'taxi' para mujeres
Grupo Posadas abrirá 2 hoteles en Cuba con inversión del gobierno
Palliser ampliará su planta en Coahuila; va por mercado europeo
Toys 'R' Us se alista para recibir protección por quiebra en EU
Sentencia de un juez afecta sólo a una de las subsidiarias de Geo
¿Quieres comprar casa? Así es como puedes “amarrarla”
AT&T mantendrá inversiones en México
Acciones de Geo se desploman 22.5% en la Bolsa
Gaseros acusan al INVEA de la CDMX de clausuras sin transparencia