Empresas

Empresas deben tratar a sus trabajadores como personas

12 febrero 2014 4:47 Última actualización 16 abril 2013 16:44

[Bloomberg] Javier Millán Dehesa confía en que Bimbo continuarán con la filosofía que la han distinguido. 


Juan Antonio Lara
 
Monterrey .- Las empresas deben tratar a sus trabajadores como personas, no como un engranaje más de la producción, señaló aquí Javier Millán Dehesa, ex director de Personal y Relaciones de Grupo Bimbo.
 
Al hablar en la Asamblea Mensual de ERIAC Capital Humano sobre “la filosofía y modelo de RH Bimbo”, Millán exhortó a los ejecutivos regiomontanos a humanizar las relaciones laborales porque cuando la gente se siente tomada en cuenta como persona en su centro de trabajo es más productiva.
 
Millán, quien dijo que luego de 35 años de colaborar con Bimbo decidió jubilarse hace un mes, confía en que las nuevas generaciones que han tomado las riendas de la organización continuarán con la filosofía que la han distinguido.
 
"Daniel (Servitje, nuevo presidente del Consejo de Grupo Bimbo) encarna la filosofía de Don Lorenzo y Don Roberto (Servitje), sus acciones son congruentes, tiene desapego (a lo material), sin embargo, siempre hay que tener la vela prendida", indicó en referencia al nuevo presidente del Grupo.
 
El ex directivo preguntó a los ejecutivos si sienten que en sus empresas los trabajadores son tomados en cuenta como personas y sólo unos cuantos levantaron la mano.
 
"Esta pregunta la he hecho a lo largo de los últimos 24 años a personal de diferentes países, en conferencias como esta, y siempre la respuesta máxima es un 15 a 20%. Es dramático saber que el 85% del mundo del trabajo sigue con las mismas reglas, sin reconocer y mirar el corazón de su gente", indicó.
 
Señaló que en Bimbo, una empresa con 127,000 trabajadores, de los cuales el 40% trabaja fuera de México, se han preocupado por mirar al corazón de su gente.
 
Gracias a esta filosofía, en México esta compañía ha conseguido que sus trabajadores, a quienes llaman colaboradores, tengan una antigüedad promedio de 25 años de trabajo.
 
"La regla de oro de Bimbo sobre la política de relaciones con el personal es respeto, justicia, confianza y afecto", señaló Millán, al comentar que Don Lorenzo Servitje, uno de sus fundadores, buscó siempre inculcar entre todos sus colaboradores que la misión de la empresa no sólo es hacer pan, sino también la de formar seres humanos.
 
"Las personas en la empresa son el centro, el alma. Vemos nuestro trabajo como una pasión, una visión y aventura", indicó.
 
El ex directivo dijo que para los fundadores de Bimbo es más importante el trabajo que el capital, porque los trabajadores aportan su ser a la empresa, mientras que los socios solamente aportan su dinero.
 
En su ponencia, dijo que esta cultura de respeto a los trabajadores debe provenir desde los altos directivos, ya que una empresa será lo que sea su personal.
 
Agregó que esta filosofía de Bimbo ha redundado en el compromiso de sus colaboradores hacia la empresa, lo cual se ve reflejado en el crecimiento de la compañía.