Empresas

9 de diciembre, fecha clave para VW tras escándalo de emisiones

El próximo 9 de diciembre, la junta de supervisión de Volkswagen se reunirá para revisar la información enviada por los reguladores sobre las soluciones técnicas propuestas para la crisis de las emisiones que estalló hace dos meses.
Bloomberg
20 noviembre 2015 17:33 Última actualización 20 noviembre 2015 21:55
Especial Volkswagen

Especial Volkswagen

La junta de supervisión de Volkswagen planea volver a reunirse en poco más de dos semanas, después de anunciar los primeros recortes de gastos el viernes, en momentos en que lidia con las repercusiones de la crisis de las emisiones que estalló hace dos meses.

En la agenda de la reunión del 9 de diciembre figuraría la información enviada por los reguladores sobre las soluciones técnicas propuestas para componer los autos manipulados para falsear los datos en las pruebas de emisión, según personas con conocimiento de los planes.

La empresa está trabajando en una reorganización de los gastos más amplia como parte de una nueva estrategia que el máximo responsable ejecutivo, Matthias Müller, se propone presentar el año que viene, señaló una de las personas, que pidieron no ser identificadas porque las conversaciones son privadas.

Volkswagen anunció este viernes que reducirá gastos en las fábricas y los equipos, pasando de los 12 mil 900 millones de euros previstos en el presupuesto anterior a 12 mil millones de euros (12 mil 800 millones de dólares) el año que viene y en consonancia con los recortes que ya había anunciado.

Además, detuvo las obras de un centro de diseño en Alemania y un taller de pintura en México, al tiempo que aplazó reducciones más profundas en el mayor presupuesto de inversión de la industria automotriz.

“Evidentemente éste es sólo el comienzo porque no se puede detener todo a la vez”, dijo Frank Schwope, analista de NordLB en Hanover. “Se necesita con urgencia. La compañía necesita ahorrar, ahorrar, ahorrar”.

El plan de inversiones del viernes era sólo para 2016, en lugar de los cinco años que suele abarcar Volkswagen. Eso le da a Müller tiempo para negociar con los líderes sindicales medidas más dolorosas para podar un grupo que comprende doce marcas y más de 300 modelos. En busca de crecimiento, Volkswagen había aumentado a más del doble el gasto de inversión entre 2008 y este año.

Un portavoz dijo que la junta podría volver a reunirse el mes que viene pero no accedió a informar la fecha ni el tema de la próxima reunión.

PROYECTOS MARGINALES

La compañía no anunció planes de gasto para desarrollo, que sumaban unos 4 mil 400 millones de euros anuales en el presupuesto anterior. La inversión para las dos empresas conjuntas del grupo en China, que se autofinancian, quedaría igual en 4 mil 400 millones de euros anuales. Esta ronda de recortes apunta a proyectos marginales como la próxima generación del sedán Phaeton, que se vende con lentitud, ahora demorada luego de ser reducida a una versión eléctrica únicamente.

“Lo que decididamente no haremos es efectuar recortes a expensas de nuestro futuro”, declaró Müller en una conferencia de prensa en la sede central de la compañía en Wolfsburgo, Alemania. Lo que no sea necesario en lo inmediato se cancelará o se pospondrá, agregó el CEO.

La reducción de inversiones de aproximadamente mil millones de euros coincide con los planes anunciados el mes pasado por la marca homónima de Volkswagen. La ausencia de recortes más profundos da idea de lo complejo que será encontrar una salida clara de la crisis que produjo el incumplimiento de las normas sobre emisiones. La compañía calcula que el escándalo le costará por lo menos 8 mil 700 millones de euros.