Empresas

Crimen renta
casas abandonadas
por 500 pesos

‘La Bestia’, tren que transporta inmigrantes ilegales, hace parada en Huehuetoca, lo cual ha propiciado que se invadan casas desocupadas en esta zona, mismas por las que miembros de las Maras cobran derecho de piso.
Claudia Alcántara
19 febrero 2014 22:17 Última actualización 20 febrero 2014 5:0
Etiquetas
[Los subsidios para vivienda pasaron de cinco mil millones de pesos en 2013 a 12 mil millones en el presente año.ARchivo]

[Los subsidios para vivienda pasaron de cinco mil millones de pesos en 2013 a 12 mil millones en el presente año.ARchivo]

Al menos mil viviendas abandonadas en Tultitlán y Huehuetoca en el Estado de México, adquiridas con crédito vigente del Infonavit o de la Sociedad Hipotecaria Federal, han sido invadidas por grupos delictivos y miembros de la Mara Salvatrucha, quienes las rentan a migrantes ilegales.

De acuerdo con la Comisión de Vivienda de Coparmex del Valle de México, estas viviendas tienen un valor comercial de 2 mil 375 millones de pesos aproximadamente, el cual se ha ido perdiendo y representa un golpe financiero para los Organismos Nacionales de Vivienda.

Antonio González, presidente de la comisión, detalló que el tren denominado ‘La Bestia’ que transporta ilegalmente a migrantes, tenía su parada en Tultitlán, pero ahora se detiene en Huehuetoca, lo que ha generado mucho más invasión de casas.

Una vez que identifican una vivienda abandonada, se adueñan de ella y las rentan a inmigrantes centroamericanos, describió.

“Vienes en el tren La Bestia y por alguna razón te quieres quedar y tienes dólares o pesos. Te quedas en Huehuetoca, no tienes papeles que te avalen y llega un cuate y te dice te rento esta casa por 500 pesos y esas gentes algunas son Maras”, describió González.

Además de invadir las viviendas abandonadas, han sembrado el terror en las colonias, ya que estos mismos grupos se dedican a robar y a extorsionar a las familias que todavía permanecen en la zona.

Este tipo de organizaciones va con los habitantes y les exigen derecho de piso por 400 a 500 pesos al mes, lo cual resulta impagable, ya que tienen un sueldo reducido y tienen que pagar la hipoteca del Infonavit; y esto los orilla a abandonar la vivienda.

Aunque empresarios han levantado denuncias, las autoridades locales entorpecen las investigaciones, lo que hace pensar que están coludidas autoridades con estas bandas, criticó.