Empresas

Aumenta apetito de los mexicanos por acciones

De acuerdo con una encuesta anual de BlackRock, el 39% de los mexicanos muestran mayor interés en invertir en renta variable que hace cinco años y alrededor del 83% cuenta con inversiones en el mercado bursátil doméstico.
Axel Sánchez
23 febrero 2015 19:47 Última actualización 24 febrero 2015 4:55
Etiquetas
BMV

(Bloomberg)

El apetito de los inversionistas mexicanos por instrumentos de renta variable está en crecimiento, de acuerdo con una encuesta anual de BlackRock.

El documento titulado “El Pulso del Inversionista Global” expone que 71 por ciento de los inversionistas de entre 45 y 54 años de edad son los más interesados en crecer su participación en renta variable, mientras que 67 por ciento de los cercanos al retiro (55 a 64 años) se enfocan en los bonos.

“En general, 39 por ciento de los mexicanos muestran mayor interés en invertir en renta variable que hace cinco años”, apuntó Armando Senra, director general de BlackRock para Latinoamérica e Iberia.

Actualmente alrededor de 83 por ciento de los mexicanos cuenta con inversiones en el mercado bursátil doméstico, lo cual es superior al promedio de Latinoamérica, donde es de 78 por ciento.

De acuerdo con el documento, aunque sólo 13 por ciento de los encuestados mexicanos tiene inversiones fuera de su país, uno de cada cinco dijo estar interesado en invertir en otros países latinoamericanos o globales.

Por otro lado, México se encuentra a la cabeza en América Latina en cuanto al uso de un asesor financiero para convertirse en un inversionista más efectivo, mientras que 22 por ciento de los encuestados utiliza actualmente un asesor financiero (contra 25 por ciento a nivel global) y 62 por ciento señaló que es probable que utilice uno en el futuro.

Otro de los hallazgos de la encuesta es que los mexicanos consideran importante el ahorro, pero no necesariamente están colocando su dinero en los mejores lugares para alcanzar sus metas financieras de largo plazo. Poco más de 52 por ciento de la riqueza de los hogares es guardada en efectivo, seguido por los bienes raíces (16 por ciento), fondos mutuos y productos de seguros de vida (16 por ciento), renta variable (6 por ciento) y bonos (4 por ciento).