Empresas

Constructoras y vivienderas crecerán pese a nuevos recortes presupuestales: Moody’s

Los recortes en infraestructura que se aplicarán ante la caída en los precios del petróleo y la fortaleza del dólar, no traerán graves afectaciones a las empresas de los sectores de construcción, vivienda y desarrollo aeroportuario, estimó Moody’s. 
Redacción
16 julio 2015 12:57 Última actualización 16 julio 2015 12:57
Empleo

(Bloomberg)

Pese al recorte presupuestal esperado para el siguiente año, las empresas del sector de la construcción, desarrollo de vivienda y aeroportuario verán un impulso por la mejora de la economía y el incremento del consumo, estimó Moody’s Inverstors Service.

“El gobierno planea recortar fuertemente el gasto de infraestructura en respuesta a los precios débiles del petróleo y al fortalecimiento del dólar estadounidense”, señaló en un reporte Alonso Sánchez, vicepresidente y analista senior de Moody’s.

No obstante, destacó que el crecimiento económico esperado de entre 3 y 4 por ciento para 2016, y la liquidez estable podrían ayudar a mitigar el efecto de los cambios en el gasto gubernamental, los precios débiles del petróleo y la administración de la liquidez que en algunas compañías continúa detrás de las mejores prácticas globales.

Moody’s no espera que se recuperen los ingresos petroleros hasta cuando menos mediados de 2016.

“Sin embargo, las constructoras tienen una lista considerable de proyectos pendientes que les ayudarán a sostener el crecimiento de los ingresos y la rentabilidad en el sector”, mencionó un reporte de la firma.

Además, la demanda acumulada de automóviles en Estados Unidos también impulsará el crecimiento de la producción automotriz en México hasta 2017.

En 2014, la demanda representó 70 por ciento de las exportaciones mexicanas de autopartes.

“Aunque esperamos que baje la producción y venta automotriz en Sudamérica hasta 2016, la dependencia de México en la demanda automotriz de Estados Unidos aislará a este sector de la tendencia”, continuó Sánchez.

Moody’s indica que el incremento en el consumo tendrá el mayor impacto en el sector aeroportuario, donde el fuerte crecimiento en pasajeros, los menores costos del combustible, la reciente modernización del convenio bilateral de servicios aéreos entre México y Estados Unidos, así como el financiamiento del gobierno para el proyecto del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, impulsarán la calidad crediticia de los aeropuertos mexicanos.

Por otro lado, aunque las reformas de telecomunicaciones y energía forman parte del panorama, la calidad crediticia de estos sectores continuará estable porque los cambios de energía entre las compañías dominantes y la entrada de competidores privados no afectarán al sector sino hasta cuando menos mediados de 2016.