Empresas

Constructor defiende
el proyecto de Higa

Humberto Armenta, director de la constructora Recsa, defendió la construcción del Acueducto Monterrey VI, en el que su empresa y Grupo Higa participan. Aseguró que el consorcio no fue favorecido  en la licitación debido a la influencia de Higa.
Jonathan Ruiz
05 abril 2015 18:8 Última actualización 06 abril 2015 4:55
Acueducto Monterrey VI

La construcción de la obra iniciará este año. (Tomada de hidropluviales.com)

Humberto Armenta, expresidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y actual director de la constructora Recsa, defendió la construcción del Acueducto Monterrey VI, que llevará agua del Río Pánuco a Nuevo León y en el que su empresa participa.

El proyecto hídrico ha estado en el ojo del huracán desde el cierre de 2014, debido a su costo, a su factibilidad ecológica y a que Grupo Higa participará en la construcción de la obra, empresa que edificó la residencia de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto y vendió otra al secretario de Hacienda.

Armenta aseguró que el consorcio en el que participa no fue favorecido en la licitación debido a la influencia de Higa, sino a la experiencia y solvencia de su grupo de empresas.

“Para lograr esta licitación se tuvieron que juntar características de muchas empresas, acreditaciones en obras similares, experiencia, para poder juntar los puntos del análisis técnico. Definitivamente no (influyó Higa), tuvimos que jugar igual que cualquier otro que hubiera jugado y vemos que no ha habido quejas de ninguno de los competidores, eso es muy importante señalarlo”, dijo el empresario en entrevista.

“A lo largo del camino se presentaron muchas empresas en la licitación y al final llegamos dos consorcios: uno Aquos y otro liderado por la empresa Abengoa y finalmente en el análisis técnico que se hizo sobre su propuesta, pues no juntó los puntos que se requerían”, agregó.

El consorcio ganador del proyecto está integrado por Concretos y Obras Civil del Pacífico, filial de Higa, que posee el 37.75 por ciento; ICA, con igual porcentaje; Desarrollos Rogar, 15 por ciento; Recsa, 6.5 por ciento; así como Productos y Estructuras de Concreto (Pyecsa), con el 3 por ciento. El empresario descartó que tener a Higa como socio sea hoy una carga para el consorcio. Pese a los cuestionamientos, la construcción del acueducto arrancará este año, afirmó Armenta.

Actualmente, las empresas se encuentran en la liberación del derecho de vía, es decir, la adquisición de terrenos, para comenzar con la construcción del proyecto.

Monterrey VI es una obra que se viene discutiendo desde hace mucho, derivada de la necesidad de agua que tenemos en Monterrey y en muchas otras ciudades del norte, donde tenemos un estrés hídrico, esto quiere decir que se demanda más agua de la que el propio ciclo hidrológico nos provee”, dijo.

LA INVERSIÓN

La construcción de la obra civil es de 14 mil 161 millones de pesos, sin embargo, el gobierno de Nuevo León pagará 47 mil millones, pues luego de la construcción, el consorcio le dará mantenimiento y lo operará por 30 años. Del total de la inversión, 9 mil millones de pesos provendrán de bancos comerciales y de desarrollo, que incluyen a Banobras y Nacional Financiera.