Empresas

Congreso deroga impuesto a hoteles de BC

12 febrero 2014 4:26 Última actualización 21 mayo 2013 16:4

[Cuartoscuro] Hoteleros señalaban que el estado es el único que les impone estas contribuciones. 


Olga Ojeda Lajud
 
TIJUANA, B.C., 21 de mayo.- El Congreso de Baja California derogó finalmente el Impuesto Adicional para la Educación Medial y Superior (IAEMS), que duplicaba la carga fiscal de la industria hotelera en la entidad.

Los integrantes de la Asociación de Hoteles y Moteles de Baja California que integra a más de 120 establecimientos de 4 y 5 estrellas en los 5 municipios solicitaban la derogación de este impuesto de 1.5% que les representaba una pérdida de alrededor de 12 millones de pesos (mdp) en lo general.

El Diputado Carlos Munguía, quien lanzó esta iniciativa, explicó que aún no se puede dar de la cifra exacta de lo que representa en números ésta derogación pero aseguro que será muy conveniente para el sector hotelero ya que representa gastos por los 50 o 60 millones de pesos anualmente para el sector hotelero en Baja California.

“El problema es que esa carga no la podíamos traducir al cliente porque somos hoteles de 1 a 3 estrellas, por las características de nuestros clientes. No es lo mismo los grandes de 4 y 5 estrellas que ellos dan la tarifa y después aplican los impuestos”, comentó Fortino Cabrera, Presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Baja California.

Dijo que “pusieron sin consultarnos el impuesto sobre educación media y superior de 1% más y entonces ya gravitaba sobre nosotros el 4 %, ya no era el 2%, era el doble y nos lo aplicaron y ninguno nos amparamos porque no era la intención andar peleando con nadie, pero afortunadamente lo derogaron y esto nos permitirá ser competitivos con otros estados de la República y provocará la llegada de convenciones y reuniones al estado”.

Fortino Cabrera, junto con Raymundo León Osuna de la Asociación de Hoteles del Noroeste, como Manuel Esteban Padrés de Rosarito, y José Holguín Navarro integrante del Consejo Consultivo de turismo en el Estado, explicaron al congreso que la aplicación de dicho impuesto que suma el 1.5% era gravoso para los costos de operación de los hoteles, debido a que junto con el tres por ciento de impuesto por el hospedaje y el once por ciento del Impuesto al Valor Agregado (IVA 11% frontera) la cantidad total de gravámenes quedaba en 15.5%.

Los hoteleros señalaban que el estado de Baja California es el único que les impone estas contribuciones, en los rubros de hospedaje y de impuesto para educación superior, precisando que en 21 Estados de la república ambos conceptos es del 2%, en 10% llega al 3%, y solo uno, es del 4.5% que les corresponde cobrarlos a ellos.

El diputado que lanzó la iniciativa, Carlos Murguía Mejía, explicó que ese impuesto dejó de cobrarse desde enero del presente año gracias a un decreto que publicó el gobernador del estado, José Guadalupe Osuna Millán; sin embargo, quedaba aplicable en cualquier otro momento, por lo que el Legislativo decidió establecer el fundamento legal.

“Logramos la no aplicabilidad por parte de la tabulidad ejecutiva en lo que se refiere a una tributación fiscal que ellos sentían lesiva, si bien es cierto fue un avance con la derogación de ese cobro en definitiva se podrá oxigenar precisamente a esa importante industria de nuestro estado y hacerla mayormente competitiva”, explicó Munguía.

En un comunicado, el Congreso del estado expone que el motivo para liberar a los hoteleros del cobro de este impuesto a los huéspedes, y posterior pago del mismo a las arcas estatales, radica en que la creciente crisis económica y la inseguridad por la que atraviesa la región han generando un fuerte impacto negativo en la industria hotelera.

Las empresas de este sector habían optado por no incrementar sus tarifas de hospedaje y absorber el costo que implica el incremento del Impuesto sobre Servicios de Hospedaje, así como la causación del Impuesto Adicional para la Educación Adicional para la Educación Media y Superior.

Pero debido al impacto que representaba, los legisladores decidieron incentivar a las empresas del sector hotelero para que impulsen una mayor inversión en nuevos proyectos, así como en la generación de fuentes de empleo que contribuyan a fortalecer el desarrollo económico y turístico de la región.

El Pleno aprobó la reforma a través del dictamen 242 de la Comisión de Hacienda de la XX Legislatura, por 14 votos a favor y 8 en contra, provenientes de la fracción parlamentaria del PAN, así como de los diputados Arcelia Galarza Villarino (Panal) y Jesús Martínez Castro (PRD).

El dictamen se aprobó con dispensa de trámite; fue cuestionado por los diputados del Partido Acción Nacional (PAN), quienes solicitaron que se sometiera a un análisis más profundo y por estar en contra de que desapareciera un impuesto destinado a apoyar a la educación.
 
Información de Finsat.