Empresas

Concluye conflicto en Minera Peñasquito

La Sedatu señaló que se realizó una asamblea en la que se aprobó la suscripción de dos convenios con los que finalizaron un conflicto jurídico de más de siete años entre ejidatarios y la Minera Peñasquito, filial de la canadiense Gold Corp.
Notimex
02 marzo 2015 10:43 Última actualización 02 marzo 2015 10:43
 [Goldcorp planea inversiones para hacer más eficiente su operación en Peñasquito, Zacatecas. / Cortesía] 

[Goldcorp planea inversiones para hacer más eficiente su operación en Peñasquito, Zacatecas. / Cortesía]

Ejidatarios de “Cerro Gordo”, del municipio de Mazapil, Zacatecas, y la Minera Peñasquito, filial de la canadiense Gold Corp, firmaron este fin de semana dos convenios con los que finalizaron un conflicto jurídico de más de siete años ante diversas instancias y tribunales.

Así lo informó la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), encabezada por Jesús Murillo Karam, y refirió que el 28 de febrero pasado se realizó una asamblea de formalidades especiales en la que se aprobó la suscripción de dichos acuerdos.

El titular de la Unidad de Utilización del Suelo para Proyectos de Energía e Inversiones Físicas de los Fondos Mineros de la Sedatu, Ricardo López Pescador, indicó que Peñasquito es la mina más importante en producción de oro en México y en Latinoamérica.

Por ello, abundó, este es un acontecimiento muy relevante y es resultado de muchos encuentros de negociación y mediación por parte de distintas autoridades de los tres niveles de gobierno.

“El conflicto significó en ciertos momentos el riesgo latente de parar operaciones en la mina, lo que hubiera afectado en forma negativa la producción minera del país, además de que se habría cancelado una fuente de empleo que beneficia a miles de familias. Incluso el conflicto generó inquietud en la industria minera en su conjunto”, apuntó.

Asimismo, señaló que gracias a los nuevos acuerdos –en proceso de validación por el Tribunal Unitario Agrario de Zacatecas- los ejidatarios y la empresa tendrán un contrato de ocupación temporal por 30 años, prorrogable según se requiera, y sobre todo una relación con bases firmes basada en la confianza, generando certidumbre.