Empresas

Con nueva NOM, automotrices podrán negociar eficiencia

12 febrero 2014 4:42 Última actualización 19 junio 2013 8:44

[Bloomberg]  


 
José Antonio Durán
 
La nueva Norma Oficial Mexicana (NOM) 163 de Eficiencia Energética Vehicular que esta semana se publicará en el Diario Oficial de la Federación, está basada en la norma CAFE (Corporate Average Fuel Economy) que se aplica en Estados Unidos, podría detonar un nuevo mercado: el de la venta de puntos entre automotrices para lograr su cumplimiento.
 
La norma considera promedios de consumo de combustibles por volúmenes de ventas de vehículos, y no por segmento, es decir, no se deberá alcanzar el promedio por unidad vendida, sino por volumen. Si una compañía, de entre toda su gama, vende más vehículos de motores grandes que pequeños, podría no alcanzar el promedio que establezca la nueva NOM, y se haría acreedora a multas que establezca la norma.
 
Las marcas que vendan menos de 500 unidades al año, y que son las que ofrecen autos súper deportivos con grandes motores, podrían no cumplir con esta NOM.
 
Sin embargo, la norma permite poder cambiar entre marcas automotrices --incluso entre empresas-- sus excedentes de cumplimiento, vía venta o cualquier otro mecanismo que los involucrados establezcan.
 
Asimismo, se tomará en cuenta el historial de dichos créditos y las mejoras tecnológicas que las compañías ofrezcan.
 
La NOM solo está dirigida a los vehículos cuyo peso bruto vehicular no exceda los 3,857 kilogramos, es decir, camionetas ligeras y vehículos de pasajeros, dijeron ejecutivos de diversas marcas automotrices.
 
Agregaron que los actuales combustibles en el mercado sí permiten cumplir con la norma, aunque se requerirán productos más limpios posteriormente. La NOM 163 deberá publicarse en breve y entrar en vigor 60 días después. De entrada, su cumplimiento será voluntario en su primer año.
 
La industria automotriz está de acuerdo con las condiciones que establece la norma, a diferencia de lo que sucedió en el sexenio pasado, cuando incluso se ampararon. La normatividad se flexibilizó.