Empresas

Con frío y mariachis México recibe A380, el súper jumbo

Poco antes de las 18:30 horas, el 'gigante de los cielos', el Airbus A380 aterrizó en la terminal 1 del AICM, que fue recibido por más de 200 personas.
Everardo Martínez
12 enero 2016 18:32 Última actualización 12 enero 2016 18:40
airbus

El Airbus A380  a su llegada al AICM. (Tomada de Twitter)

Con un frío de 15 grados y contando, un total de 200 personas, entre funcionarios públicos, representantes de la aviación nacional y medios de comunicación todos acompañados por mariachis recibieron a un costado de la terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) al avión más grande del mundo.

El 'gigante de los cielos' es un avión fabricado por la empresa europea Airbus, un avión con capacidad de transportar a 516 personas de París, Francia hasta el Distrito Federal, México, cruzando el Océano Atlántico.

Más allá del clima nublado y la temperatura disminuyendo, conforme avanza el segundero las 18:23 horas de este martes 12 de enero de 2016, todo se olvida porque es la primera vez que llega el avión más grande a Latinoamérica en vuelo regular comercial.

Estuvieron presentes Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes así como Enrique de la Madrid, secretario de Turismo.


"La aviación mexicana creció en los últimos años, hay aviones más grandes y hay más de 250 rutas nacionales y 180 internacionales, con esto también creció el turismo", sostuvo Esparza justo cuando el 2015 el tráfico aéreo se elevó 13 por ciento anual.

El avión que cuesta unos 7 mil 700 millones de pesos salió a las 13:30 horas del aeropuerto Charles de Gaulle, con unas doce horas de vuelo menos las siete horas de diferencia por la distancia salen las cuentas. Aterrizó en la pista 05 izquierda 23 derecha, la que da a la terminal 2, pero de un aeropuerto que desde septiembre de 2014 está saturado.

Según el director general de Air France-KLM, Eric Caron, maniobrar para que el súper jumbo llegue al AICM es la respuesta para incrementar el tráfico de pasajeros entre los países sin tener que pedir otra frecuencia.

La aeronave de doble piso será 'bautizada', mejor dicho pasará por debajo de un par de pipas expulsando una ráfaga de agua, un procedimiento de rutina que se hace cuando comienzan o terminan operaciones en un aeropuerto.