Empresas

City Express y Posadas se quedan hoteles cercanos al AICM

Pese a que el actual aeropuerto capitalino brindará servicios hasta el 20 de octubre del 2020, los grupos hoteleros más grandes del país, Posadas y City Express, que cuentan con inmuebles en la periferia planean conservarlos.
Everardo Martínez
31 julio 2016 22:17 Última actualización 01 agosto 2016 5:0
Grupo Posadas. (El Financiero)

Posadas opera un hotel Fiesta Inn cerca del aeropuerto. (El Financiero)

Los dos grupos hoteleros más grandes de México, Posadas y City Express, planean conservar sus hoteles instalados en los alrededores del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), incluso cuando éste concluya sus operaciones en 2020.

Para José Carlos Azcárraga, director general de Grupo Posadas, el Fiesta Inn ubicado frente al aeropuerto representa una propiedad emblemática de la empresa.

“Lo vamos a conservar, porque ese hotel es una historia de éxito, normalmente los Fiesta Inn tienen unas 150 habitaciones, éste que es propiedad 100 por ciento de Grupo Posadas tiene 310 habitaciones, son dos hoteles en uno prácticamente, después de que lo remodeláramos, sus tarifas aumentaron entre 30 y 40 por ciento”, dijo Azcárraga.

El gobierno federal ha dicho que el actual aeropuerto de la Ciudad dejará de dar servicio el 20 de octubre de 2020, toda vez que el nuevo, ubicado a 5 kilómetros, comience a operar.

En el caso de Hoteles City Express, la firma comenzó operaciones a 5 minutos del AICM el 18 de abril de 2016, con la iniciativa de ofrecer tarifas menores que sus competidores.

“Lo acabamos de abrir y lo queremos dejar, pues le estamos apostando a ofrecer un producto diferente en tarifa, en comparación con los hoteles más cercanos al aeropuerto, como el NH, el Camino Real, el Hilton, el Fiesta Inn o el Ramada”, comentó Blanca Herrera, directora de Franquicias de Hoteles City Express.

El hotel está ubicado sobre Circuito Interior, a 5 minutos del AICM y tiene 60 habitaciones.

Ambas empresas consideran que cuando la terminal aérea más grande del país deje de operar en esa zona, los terrenos que quedarán serán otro nicho de negocio, pues se pueden construir centros comerciales, áreas verdes, complejos de vivienda u otros desarrollos inmobiliarios industriales, lo que podría generar una demanda hotelera diferente.

Ambos directivos coincidieron en que el tráfico de pasajeros del aeropuerto (38.4 millones de viajeros en 2015) representa menos de la mitad de su demanda, el resto proviene de las industrias que han crecido en las cercanías del AICM.