Empresas

CIRT pide que
no se sobrerregule
la radiodifusión

El exceso de regulación compromete el ejercicio de la libertad de expresión, subrayó la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión, que reconoció que el sector atraviesa un momento desafiante por la irrupción de nuevas tecnologías.
Darinka Rodríguez
25 noviembre 2015 12:35 Última actualización 25 noviembre 2015 12:58
[Bloomberg] El Pleno aprueba la procedencia del refrendo de 50 permisos de radiodifusión. 

[Bloomberg] El Pleno aprueba la procedencia del refrendo de 50 permisos de radiodifusión.

CIUDAD DE MÉXICO.- La Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) pidió que no se ejerza un exceso de regulación de parte de organismos reguladores y legisladores pues compromete el ejercicio de la libertad de expresión en sus diferentes espacios.

Dentro de la 57 Semana de la Radio y la Televisión, Emilio Nassar Rodríguez, integrante de la CIRT y segundo vicepresidente de la Asociación Internacional de Radiodifusión, dio a conocer la postura de la industria y reconoció que la radio y la televisión atraviesan un momento desafiante por la irrupción de nuevas tecnologías.

“La radio y la televisión enfrentan el desafío del cambio tecnológico, el desafío de su supervivencia como proveedoras de información y contenidos, bajo una regulación que establece condiciones asimétricas y compromete así los espacios para el ejercicio de la libertad de expresión”, indicó.

Esta declaratoria se hace en medio del debate que realiza el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sobre derechos de las audiencias y a pocos días de que se emitan las bases de licitación de espectro radioeléctrico para estaciones de Radio FM y la nueva cadena de televisión.

En su postura la CIRT indicó que deben evitarse cargas, limitaciones o restricciones innecesarias, tanto en el orden económico como en el de los contenidos, ya que pueden afectar negativamente la competitividad de los medios radiodifundidos.

“La sobrerregulación al ejercicio de la libertad de expresión limita la independencia editorial y la autonomía económica de los medios y vulnera la calidad de la democracia”, expuso.