Empresas

Cines se transforman ante caída en precio
de los boletos

Las cadenas de cine buscan contrarrestar la caída en el precio del boleto que se ha dado por una mayor oferta de salas; mediante nuevos formatos como VIP, Platino y 4D, entre otros, están transformando las experiencias para así elevar sus ingresos.
Ilse Santa Rita
04 agosto 2014 18:17 Última actualización 05 agosto 2014 5:0
sala de cine 1 (Bloomberg)

[El cine mexicano apuesta por cintas en las que el padre asume el cuidado de los hijos / Bloomberg]

Ver una película recostado en un asiento de piel, tener servicio de alimentos y bebidas a la carta y efectos especiales que interactúan con los espectadores, son algunas de las apuestas por parte de las cadenas exhibidoras como Cinépolis, Cinemex y Cinemagic.

Ante la caída por tres años consecutivos en el precio promedio del boleto, las firmas están transformando las experiencias de los cinéfilos con formatos VIP, Platino y de cuarta dimensión, entre otros, lo que les permite elevar sus ingresos por la venta de entradas, además de que incrementan el monto promedio de consumo, coincidieron empresarios del sector.

Del 2010 al 2013, el precio del boleto cayó 3.3 por ciento al ubicarse en 46.27 pesos, de acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) y se prevé que siga bajando, debido a que cada año hay más oferta de salas. Pese a la reducción en el precio de las entradas, los ingresos por taquilla de las exhibidoras han subido.

En 2013 las ventas por asistencia llegaron a 11 mil 911 millones de pesos, 31 por ciento más que los 9 mil 57 millones de 2010, impulsadas por los servicios de valor agregado, como salas VIP, cuya entrada es más cara, así como por una mayor asistencia per cápita, que hoy es de 2.2 visitas al año, desde 1.68 en 2010, expuso Agustín Torres, director general de la Canacine.

“La caída en el precio del boleto se debe a que hay más oferta de salas en zonas en que antes no había, porque las cadenas grandes se han expandido, además de que hay más competencia de cadenas regionales o independientes. Pero los ingresos han aumentado, esto puede explicarse por los servicios de valor agregado y por un aumento en las visitas”, dijo Torres.

Jaime Rionda, director general de Operaciones de Cinemex, afirmó que el consumidor se ha vuelto más sofisticado por la competencia, pero la mayor parte de sus ingresos provienen de la venta de boletos convencionales.

“Estamos ofreciendo servicios de valor agregado. Los boletos normales sólo son más rentables por volumen, el negocio de las salas Platino (VIP) lo es por los servicios que ofrecemos y el precio del boleto, pero no son los que nos dan los mayores ingresos”, aclaró.

En las salas VIP o Platino, el cliente puede disfrutar de la función con asientos de piel reclinables, servicio de mesero a la butaca, elegir entre sushi, baguettes, pizza o crepas y beber refresco, cerveza o una margarita. Además de que el precio del boleto en una sala VIP ronda los 143 pesos, es decir, 210 por ciento más caro que el promedio de los 46 pesos de una sala convencional, además de que el consumo en alimentos y bebidas es mayor.

De acuerdo con testimonios de clientes, el consumo en cafetería en una función convencional ronda los 100 pesos, mientras que en sala VIP o Platino se encuentra en el rango de los 150 a 200 pesos por persona.
Ofrecer nuevas experiencias no sólo eleva el ticket promedio, sino que incrementa el gasto en alimentos y bebidas, un rubro que para algunas exhibidoras de películas representa alrededor de 70 por ciento de sus ingresos.

Juan Pablo Bastarrachea, socio de la exhibidora independiente Cine Tonalá, estimó que sólo 30 por ciento de sus ingresos provienen de la venta de boletos y el 70 por ciento se genera por el consumo de los visitantes que al entrar o salir de la función beben un trago o comen algo en el lugar.

Jacqueline Kajomovitz, socia de la exhibidora independiente Autocinema Coyote, coincide en que las experiencias son el futuro del cine, pues hoy en día cualquier persona puede ver una película desde casa.

“Por eso los exhibidores tenemos que centrarnos en la experiencia. En Autocinema Coyote hacemos que la gente participe, tenemos concursos o incluso, gente disfrazada cuando hay funciones de terror”, agregó.

1
Salas normales

Las salas de exhibición clásicas, entra con sus alimentos, se coloca en su lugar y disfruta de la película.
Costo promedio de entrada: 43 pesos
Consumo promedio: 100 pesos

sala de cine
1
Salas VIP o Platinum

Cuentan con servicio de mesero en la butaca, puede escoger desde sushi hasta pizzas y beber una cerveza o una margarita.
Costo promedio de entrada: 143 pesos
Consumo promedio: Entre 150 y 200 pesos

Salas de cine VIP o Platinum
1
Salas 4D

Salas especiales que recrean las condiciones que se ven en la pantalla, como lluvia, viento, olores, vibraciones en los asientos.
Costo promedio de entrada: 160 pesos
Consumo promedio: 100 pesos

El precio del los boletos de cine hiló tres años a la baja, pero aún se encuentran arriba del costo que tenían en 2009.