Empresas

Cinema 21 sabe hacer negocio con las funciones gratis

La empresa proyecta películas que ya no están en cartelera, esto le permite ofrecer costos de entrada mucho menores a los de las grandes cadenas, por lo que sus ingresos provienen de venta de publicidad y consumo de productos dentro de salas. 
Claudia Alcántara
03 abril 2014 20:57 Última actualización 18 marzo 2015 18:48
Cinema21 (Cortesía)

Cinema 21 busca convertirse en el cine “de los pueblos” de acuerdo con su director Rogelio Castillejos . (Cortesía)

Cinema 21 se alejó lo más posible del formato de salas de cine tradicional, se instaló en poblaciones urbanas y rurales alejadas, donde las plazas comerciales no han llegado.

Así, desarrolló un modelo de negocio que le permite no cobrar la entrada, pero ofrecer un servicio similar al VIP de las grandes cadenas; con sillones reclinables y servicio de alimentos a la carta.

Rogelio Castillejos, director de Cinema 21, indicó que son una alternativa al entretenimiento del cine para poblaciones en donde la distancia y los costos se convierten en ruta directa a la piratería.

Una de las claves del negocio es que no proyectan películas de cartelera, en las que el derecho de uso es elevado, sino filmes que ya salieron de las carteleras.

Proyectamos películas de ‘segunda corrida’, es decir, una vez que están a la venta al público en general en otros formatos DVD, Blue Ray, podemos comenzar a proyectar los títulos de ciertos distribuidores como Warner Bros, Home Entertainment, Disney, DreamWorks, entre otros, por lo que las películas que se proyectan son recientes”, resaltó Castillejos.

Los ingresos del negocio provienen de dos vías: la venta de publicidad a negocios locales y el consumo dentro de las salas.

Cinema 21 busca instalar salas (con una capacidad máxima de 24 personas) en zonas urbano-rurales de 10 mil a 15 mil personas, de un nivel socioeconómico D, D+ y C, detalló el directivo.

Las salas pueden ubicarse dentro de una plaza comercial pequeña o a pie de calle, pero lo fundamental es que estén a unas cuantas cuadradas del mercado principal, iglesia o catedral.

Durante este año, el plan de la compañía es colocar un total de seis nuevas salas, de las cuales, cuatro serán franquicias y dos del corporativo, para ubicarse en la zona conurbada de la Ciudad de México.

A un año de iniciar operaciones cuentan con dos salas en Cuautitlán Izcalli.

En entrevista, el empresario precisó que como parte de su identidad buscan convertirse en el cine “de los pueblos”.

El empresario aseveró que el 99.9 por ciento de las personas que entran a las salas consumen alimentos en los intermedios, porque es lo que se ahorran en la entrada.

El ticket promedio por persona ronda los 30 pesos; estos ingresos se van replicando conforme entren más personas y el número de proyecciones por día. Este esquema les ha permitido tener una recuperación de la inversión hasta en 18 meses.Ubicación. Las salas pueden estar dentro de una plaza pequeña o en la calle, pero cerca de algún mercado o iglesia.