Empresas

CEOs reciben millonarias bienvenidas a sus puestos

01 febrero 2014 10:12 Última actualización 23 noviembre 2013 5:38

 [Atraer a un CEO de otra firma puede ser muy costoso para las empresas. / Reuters]    


Bloomberg
 
Está en crecimiento la cantidad de compañías estadounidenses que atraen altos ejecutivos con bonificaciones iniciales que constituyen un “recibimiento dorado” y no se desalientan ni siquiera ante fracasos que revelan posibles riesgos, tales como la breve gestión de Ron Johnson en J.C. Penney Co.
 
El número de empresas que hacen pagos anticipados aumentó a más de 70 este año, en comparación con 41 en todo 2012, según la firma de asesoramiento GMI Ratings Inc.
 
En J.C. Penney despidieron a Johnson en abril, 17 meses después de otorgarle una bonificación de ingreso de 52.7 millones de dólares en acciones para reclutarlo de manos de Apple Inc.
 
J.C. Penney revela los problemas de una práctica que puede recompensar a ejecutivos que aún no han hecho trabajo alguno, lo cual va en detrimento de los accionistas.
 
Los recibimientos dorados, que en su mayor parte se pagan en opciones y acciones, se hacen cada vez más caros en un contexto de mercados bursátiles en ascenso luego de finalizada la recesión en 2009.
 
Entre las mayores bonificaciones iniciales de este año se cuenta el paquete de 45 millones de dólares de Zynga Inc. para atraer como máximo responsable ejecutivo a Don Mattrick, un veterano de la industria de juegos.
 
“Los inversores deben mostrarse escépticos respecto de los recibimientos dorados, que representan un pago independiente del desempeño y no proporcionan incentivos de retención”, dijo Lucian Bebchuk, un profesor de la Facultad de Derecho de Harvard en Cambridge, Massachusetts, que ha estudiado el pago a los CEO.
 
Hasta ahora los inversores han prestado menos atención a los recibimientos dorados que a los abultados pagos por despido, conocidos como paracaídas dorados.
 
Sin embargo, deberían estar preocupados: las acciones de J.C. Penney cayeron 50 por ciento durante la gestión de Johnson, mientras que Hewlett-Packard Co. bajó 46 por ciento durante la gestión de Leo Apotheker, al que se despidió en 2011, apenas 10 meses después de recibir 8.6 millones de dólares en bonificaciones de ingreso y beneficios de traslado.
 
En total, Apotheker contaba con alrededor de 34.7 millones en efectivo y acciones por menos de un año de trabajo.
 
Desempeño probado
 
“El incentivo debe ser venir a la compañía, trabajar y recibir una recompensa”, dijo Jon Luther, presidente de Arby’s Restaurant Group y ex máximo responsable ejecutivo de Dunkin' Brands Inc.
 
Los candidatos a altos cargos que solicitaron bonificaciones de ingreso para aceptar empleos en compañías en las que Luther integraba la junta directiva fueron rechazados.
 
La junta optó por candidatos que no lo hicieron, dijo el ejecutivo, que se negó a revelar los nombres de empresas y candidatos por motivos de confidencialidad.
 
Luther dijo que nunca pidió una bonificación semejante para aceptar un empleo y que nunca se la ofrecieron.
 
“Lo que dije fue que haría lo que había que hacer y que luego, una vez que tuviera éxito, podrían recompensarme”, afirmó.