Empresas

Carbon Trust ‘confía’
en ahorro energético

Como parte de una estrategia que la empresa trabaja en conjunto con la SE para impulsar ahorros de hasta 1,000 mdd en consumo de electricidad, Carbon Trust está desarrollando un programa para impulsar reducciones en este gasto para 150 mil Pymes.
Axel Sánchez
16 junio 2014 20:58 Última actualización 17 junio 2014 5:0
Carbon Trust

(Tomada de Carbon Trust)

La empresa Carbon Trust, dedicada al diseño de estrategias de ahorro energético en empresas y gobiernos, está desarrollando un programa en México para impulsar reducciones en este gasto para 150 mil pequeñas y medianas empresas (Pymes).

En entrevista, Fernando Oléa, director general de la firma en México, explicó que esto forma parte de una estrategia que trabajan en conjunto con la Secretaría de Energía para impulsar ahorros de hasta mil millones de dólares en consumo de electricidad.

“Incluso estamos trabajando de la mano de Nacional Financiera para facilitar en algunos casos créditos para pequeñas y medianas empresas que requieran cambiar equipos o maquinaria más sustentables”, explicó.

Oléa comentó que ellos son una iniciativa que nació en Londres midiendo y generando estrategias para que las empresas redujeran sus emisiones de carbono y con ello ahorren más en electricidad.

Este ahorro de mil millones de dólares en costos de energía contribuirá al desarrollo económico mediante el aumento de la competitividad, mientras que la reducción de emisiones de carbono es equivalente a más de 6 millones de toneladas.

La organización abrió su oficina en México para dar seguimiento a estos planes
, lo cual les ayudará a sacar ventaja comercial de las oportunidades económicas que generan la acción temprana en el cambio climático.

Estiman que en México se necesitan inversiones entre 6.2 mil millones hasta 7.4 mil millones de dólares entre 2011 y 2025 para satisfacer la necesidad de las Pymes en cuanto al mejoramiento de eficiencia energética.

Organizaciones de desarrollo multilaterales y bilaterales tienen los recursos para cubrir estas necesidades, pero el dinero termina destinándose a otras razones que nada tienen que ver con la eficiencia energética.