Empresas

Cafeterías: el boom en México aún no termina

12 febrero 2014 4:27 Última actualización 16 mayo 2013 16:25

[Bloomberg]  Finca Santa Veracruz, Gloria Jean's Coffees y Lilian's Coffees planean cerrar 2013 con 60 nuevas franquicias. 



Perla Oropeza
 
En el sector franquicias el boom de cafeterías todavía no termina y, por el contrario, hay aún en el país un vasto mercado por explorar, coinciden representantes de las marcas Finca Santa Veracruz, Gloria Jean's Coffees y Lilian's Coffees, que en conjunto tienen más de 200 puntos de venta en distintas ciudades de la República.
 
En el último año estas cadenas han registrado un crecimiento de hasta 50% en el número de puntos de venta, y planean cerrar 2013 con aproximadamente 60 nuevas franquicias.
 
Sabor gourmet
 
"El mercado de cafeterías es competido, pero cuando una marca hace bien las cosas es reconocida. En nuestro caso, eso ocurre en cuanto la gente llega y recibe atención personalizada y prueba el producto gourmet", comentó Alan Tawil, director de Franquicias de Gloria Jean's Coffees.
 
En los últimos años, añadió, "hemos tenido un crecimiento anual superior a 50% y este 2013 esperamos crecer entre 35 y 50%, para llegar a 50 tiendas".
 
Hoy en día, la cadena de origen estadounidense y nacionalizada australiana tiene más de 1,500 cafeterías en 43 países, y en México opera 28 tiendas, de las cuales 25 son franquicias y tres corporativas, además de tener diez en construcción.
 
"Nosotros conocimos la marca en Australia y la trajimos a México en 2007, a la calle de Mazaryk", indicó Tawil. Fue la primera tienda de Gloria Jean's Coffees en América Latina.
 
El café que ofrecen proviene de diferentes partes del mundo, principalmente de Indonesia, Kenia, Colombia, Guatemala y Brasil, y es importado desde Estados Unidos.
 
Cuenta con el aval de la Rainforest Alliance (la Alianza por la Selva Tropical), una organización no lucrativa que certifica el compromiso ecológico y social en la producción del aromático.
 
Ofrece dos modelos de franquicias. El primero requiere un local de al menos 30 metros cuadrados y una inversión inicial de 2 millones 200,000 pesos, de los cuales 450,000 corresponden al pago por la marca, alrededor de 500,000 al equipo y el resto a la adecuación del establecimiento, dependiendo de los metros cuadrados que tenga.
 
La otra opción es el quiosco en un centro comercial, en una superficie menor a 30 metros cuadrados, que significa una inversión de aproximadamente 1 millón 300,000 pesos, 250,000 de la franquicia, 500,000 en equipamiento y 600,000 en la adecuación del local.
 
En ambos casos, el contrato es a diez años, se cobra 6% en regalías más 2% de publicidad y el retorno de inversión se da en 24 a 36 meses.
 
El diseño de cada nuevo local es desarrollado por la empresa Otto Design, encargada de mantener el mismo concepto distintivo en todas las cafeterías de la marca, con un toque particular para cada país y punto de venta.
 
"Tenemos todo el soporte, somos una empresa internacional. Una cosa importante es que 50% de nuestros franquiciatarios tiene más de una tienda, lo que indica que es un buen negocio", apuntó.
 
La marca cuenta con el "know how más avanzado para cafeterías", y ofrece un programa de entrenamiento práctico y teórico para que desde el primer día el franquiciatario conozca el funcionamiento de su local y domine todos los aspectos que involucra.
 
Alto estándar
 
Nacida hace casi 20 años en la capital michoacana, la cadena de cafeterías gourmet Lilian's Coffees ya suma 30 puntos de venta en el país y busca incrementar su presencia con la apertura este año de diez franquicias, informó Ana Rodríguez, gerente de Franquicias.
 
"Estamos convencidos de que la calidad del producto y nuestro servicio personalizado son garantía de éxito", señaló. La idea es que el cliente no sólo tome café, sino que obtenga un gran sabor y la mejor atención, en un entorno agradable.
 
La empresa ofrece tres modelos de franquicias: la principal es Lilian's Coffees, que está prevista para un local de al menos cien metros cuadrados. Exige una inversión de aproximadamente 1 millón 650,000 pesos y el pago de 5,000 dólares por el uso de la marca. El contrato es por cinco años, cobra regalías anuales de 4% sobre ventas netas y prevé el retorno de inversión antes de 36 meses.
 
El segundo modelo es Coffeeland, una opción creada para ofrecer café de alta calidad a un precio accesible. La inversión aproximada es de 900,000 pesos. Por último, está Rustikafé, una barra de café gourmet con estilo rústico, que requiere alrededor de 650,000 pesos como capital inicial.
 
En los tres modelos, comentó Rodríguez, la inversión incluye maquinaria, equipo, uniformes, producto, insumos, capacitación, arquitectura, diseño, mobiliario, decoración y ambientación. Para todos "tenemos la misma calidad y productos; el mobiliario y las máquinas son de un estándar muy alto".
 
En las tiendas, el ticket promedio es de 96 pesos y se prevé una rentabilidad de aproximadamente 35 a 45%. Respecto al café, es comprado en México, en los estados de Chiapas, Veracruz y Oaxaca.
 
Quinceañera experimentada
 
Finca Santa Veracruz celebra este año su decimoquinto aniversario como marca registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. De acuerdo con su director general, José Luis Navarro, llega a esta etapa como "una quinceañera ya muy experimentada en la cafeticultura y la venta del café, una empresa única en su tipo e integrada de manera vertical en todo el proceso".
 
Entre tiendas propias y franquicias, "tenemos más de 140 puntos de venta y aunque 85% de nuestra operación está concentrada en el Distrito Federal, estamos también en otros ocho estados, como Jalisco, Quintana Roo y Oaxaca".
 
Comentó que aunque en la ciudad de México se multiplican las cafeterías, es todavía un mercado con un potencial gigante. Y en el resto de la República también hay mucho qué hacer.
 
"Hay muchísimo mercado aún en el país. El consumo per cápita en México debe estar del orden de 1.6 kilogramos por habitante, mientras que en países europeos como España se ubican en ocho kilos. El mercado mexicano puede crecer aún cuatro, cinco o seis veces su tamaño y por qué no, México podría ser uno de los países que más consuma en todo el mundo."
 
Para Finca Santa Veracruz, el objetivo este año es abrir de 23 a 32 puntos de ventas."Lo que hacemos, aclara, no es abrir por abrir, siempre estamos buscando que la ubicación o punto de venta en el que vayamos a abrir sea satisfactorio y correcto para ser exitoso. Te llevamos de la mano y reducimos tu riesgo, porque tenemos muchos años trabajando en esto."
 
La marca ofrece tres modelos básicos de franquicias. "El carrito isla, una unidad pequeña que se instala en zonas de mucho aforo, de mucho tráfico y que es, y ha sido siempre, nuestro modelo más fuerte, pues representa 60% del total de locales de la marca. Tenemos el modelo para locales comerciales de menos de 40 metros cuadrados y un formato para una cafetería de mayores dimensiones. Las franquicias van desde 420,000 hasta un millón y medio de pesos."
 
La inversión incluye todo lo que se requiere para la operación del punto de venta, incluido el primer inventario de insumos. No se cobran regalías, porque "están incluidas en el precio de los productos, de los suministros".
 
El retorno de inversión se logra antes de 36 meses. "Es nuestro objetivo, la meta que tenemos", aunque aclaró que los franquiciatarios deben entender que, como en todo negocio, hay un riesgo. Además, deben tener claro que se trata de una decisión de largo plazo, pues al invertir en la marca "se convierten en nuestros socios y vamos a vivir muchos años juntos."
 
En la actualidad, la empresa tiene cerca de 90 hectáreas propias en producción, aunque también compra el producto a pequeños productores de la Sierra Norte de Veracruz y Puebla. Entre franquicias, el campo y otros negocios relacionados, la empresa genera más de 1,000 empleos.