Empresas

¿Café a domicilio? Prueba una suscripción digital

Los e-commerce que operan bajo suscripción se caracterizan por ofrecer precios más bajos que en retail tradicional en tiendas físicas, más la comodidad de entregas a domicilio regulares. Su principal reto ganarse la confianza de los consumidores.
Ana Martínez
23 febrero 2014 19:46 Última actualización 27 marzo 2014 16:52
club guaf

Club Guaf es una empresa con seis meses en operación y que ya cuenta con 400 clientes regulares a los que entregan alimento para mascotas y cajas de juguetes para perro. (Cortesía)

El mundo de las membresías digitales se ha expandido más allá del streaming de música o video que operan Netflix y Spotify, y los empresarios mexicanos no tardaron en subirse a esta tendencia para atender al mercado de mascotas, el de café artesanal y hasta de condones.

Este modelo de negocio comenzó a tener auge en el país a raíz de la entrada de Netflix, en 2011, pero las primeras startups nacionales en adoptarlo aparecieron casi dos años después.

Los principales retos para el esquema de membresías son convencer a la gente de probar el servicio, las cuestiones logísticas con los envíos y la desconfianza de los mexicanos hacia el comercio electrónico. Por ello los emprendedores tuvieron que implementar sistemas de pago sobre entrega, cheques y depósitos bancarios, además de plataformas como PayPal.

Deezer es una empresa global de streaming de música que encontró en México a uno de sus mercados principales. “Los suscriptores mexicanos utilizan más tiempo el servicio con un promedio de 32 canciones por día, que equivalen a dos horas”, comentó en entrevista Eduardo Musseli, director de Deezer México.

Los e-commerce que operan bajo suscripción se caracterizan por ofrecer precios más bajos que en retail tradicional en tiendas físicas, más la comodidad de entregas a domicilio regulares y gran parte de su éxito se basa en su reputación en redes sociales y recomendaciones en ellas.

May Alba es una de las pioneras mexicanas en el negocio de suscripciones por internet. Creó su compañía Rubber it a finales de 2012 y ya cuenta con 15 mil clientes. La firma inició como una ONG que busca dar acceso a condones a toda la población que los necesite.

“Necesitaba tener el control sobre el origen de las donaciones”, dijo, pues por cada uno que se vende, se entrega otro a comunidades marginadas. Ahora, sus productos más vendidos son cajas de 16 preservativos cada dos meses, que cuesta 280 pesos y 12 unidades libres de latex por 302 pesos mensuales.

En tanto, el mercado de mascotas representó una oportunidad de negocio para Christian Rocha y Santiago Domínguez, fundadores de Club Guaf, empresa con seis meses en operación y que ya cuenta con 400 clientes regulares a los que entregan alimento para mascotas y cajas de juguetes para perro. El 60 por ciento de ellos ya contrató una membresía.

No obstante, los mexicanos también le tienen miedo al compromiso. Los emprendedores reconocen que hay gente que podría ahorrar más al pasar de una suscripción mensual a una trimestral, pues estas tienen precios con más descuento.

El café artesanal también puede llegar a su hogar u oficina, directamente desde Chiapas. My Coffee Box afilia a más de seis mil productores de café y entrega a más de 300 personas alrededor del mundo. Sus planes de expansión contemplan incluir a cafetaleros de otras regiones del país e introducir otros productos orgánicos como miel de abeja.