Empresas

Brasil pedirá a México renegociar acuerdo sobre importaciones de autos, señalan fuentes

Autoridades brasileñas pedirán al gobierno mexicano que las cuotas sobre importaciones de autos livianos se mantengan, y no se regrese al libre comercio en marzo. 
Reuters
12 febrero 2015 14:43 Última actualización 12 febrero 2015 14:43
[Bloomberg] La competencia global entre las automotrices se está volviendo más severa. 

[Bloomberg] La competencia global entre las automotrices se está volviendo más severa.

Brasil propondrá a México renegociar un acuerdo automotor para mantener cuotas recíprocas de importación de autos livianos y no regresar en marzo, como está previsto, al libre comercio, dijeron fuentes familiarizadas con el tema, en un episodio que podría tensar las relaciones entre las dos mayores economías de Latinoamérica.

Brasil convocó esta semana al gobierno mexicano a sostener una primera reunión en Brasilia en alguna fecha entre el 20 y el 25 de este mes para hablar sobre el Acuerdo de Complementación Económica No.55 (ACE 55), modificado en el 2012.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, dijo esta semana que se reuniría con funcionarios brasileños a finales de mes para tratar sobre el acuerdo, pero no pudo precisar si el encuentro sería en México o en Brasil.

"Brasil quiere la renegociación del acuerdo para mantener el sistema de cuotas y no volver ahora al libre comercio porque las condiciones no están para ello", dijo una de las fuentes que pidió el anonimato.

El gigante sudamericano, acosado por una desaceleración económica y una baja en los precios de materias primas claves que exporta, registró en 2014 su primer déficit comercial en 14 años de cerca de 4 mil millones de dólares.

Su industria automotriz, que contribuye con una cuarta parte de la producción industrial del país, se ha convertido en un dolor de cabeza persistente para la presidenta Dilma Rousseff.

La fuente agregó que Brasilia estuvo analizando la posibilidad de plantear a México un acuerdo de libre comercio más amplio para compensar el déficit generado por el comercio de autos, pero que aún no se había tomado una decisión final.

De inmediato no fue posible obtener un comentario oficial del ministerio de Comercio de Brasil sobre el ACE, que entró en vigencia en 2003 y fue suscrito por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y México para establecer el libre comercio automotor y promover la integración y complementación productiva.

Pero otra fuente del Gobierno de Rousseff, que también pidió el anonimato, dijo que Brasil tuvo en 2014 un déficit de 1,200 millones de dólares con México en el comercio de autos y partes.

MÉXICO PIDE RESPETAR ACUERDOS

La propuesta de Brasil podría generar un choque de trenes. Y es que esta semana Guajardo dijo que él mismo haría todo lo necesario para regresar al libre comercio el próximo mes, como se acordó.

"Yo (...) voy a poner en la mesa todo lo necesario para que regresemos al libre comercio", dijo Guajardo. "Para que tengas credibilidad, lo primero que tienes que hacer es respetar tus acuerdos", expresó.

En 2012, durante el primer período de Gobierno de Rousseff, Brasil puso contra las cuerdas a su socio y lo llevó a modificar el convenio bajo amenaza de romperlo, fijar montos de cupos recíprocos y establecer reglas de contenido regional.

Los montos de los cupos fueron: mil 450 millones de dólares para el primer año (terminado el 18 de marzo de 2013), mil 560 millones de dólares para el segundo periodo y mil 640 millones de dólares para el tercero, que vence en marzo del 2015.

Y en cuanto al contenido regional en autos livianos se acordó aumentarlo de 30 a 35 por ciento a lo largo del primer año y a partir del quinto año aplicar un 40 por ciento.

Un renegociación podría dar un poco de oxígeno al golpeado mercado automotor brasileño.

La Asociación Nacional de Fabricante de Vehículos Automotores (Anfavea) de Brasil prevé que la producción aumente este año en 4.1 por ciento tras un desplome del 15.3 por ciento en el 2014 por la contracción del crédito y la débil confianza del consumidor. En 2013 la producción creció un 10 por ciento.

En tanto, espera ventas planas este año después de una caída del 7.1 por ciento en 2014 y que las exportaciones crezcan solo un 1.0 por ciento tras el desplome del 33.1 por ciento en 2014.

En contraste, México está experimentando un auge de su industria automotriz. La producción de autos subió casi un 10 por ciento a un récord de 3.22 millones de vehículos en 2014, mientras que las exportaciones aumentaron 9.1 por ciento a un máximo histórico de 2.64 millones de unidades.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) espera que la producción marque un nuevo récord de 3.5 millones de unidades en 2015, de las cuales un 82 por ciento será para los mercados externos.