Empresas

Bombardier ve futuro para aviones corporativos en mercados emergentes

La creciente demanda de aviones privados en mercados emergentes representará probablemente el 45 por ciento de los aviones corporativos producidos de aquí al año 2032, según pronósticos de Bombardier.
Bloomberg
23 mayo 2014 19:40 Última actualización 25 mayo 2014 5:0
Un avión Bombardier Global 6000, en el Singapore Airshow 2014. (Foto: Bloomberg)

Un avión Bombardier Global 6000, en el Singapore Airshow 2014. (Foto: Bloomberg)

Bombardier Inc., el segundo fabricante de aviones corporativos más grande del mundo por ingresos, está cortejando los servicios de taxi aéreo en mercados emergentes en medio de una demanda global creciente de aviones privados.

“El mercado global para los aviones corporativos ha crecido mucho”, dijo Eric Martel, que dirige la unidad de aviones corporativos de la empresa con sede en Montreal. “Hay una oportunidad de mercado para algunos de los actores más pequeños que esperan convertirse en los próximos NetJets o VistaJet”.

Mercados emergentes como Brasil, China, India y Rusia representarán probablemente 45 por ciento de los aviones corporativos producidos de aquí al 2032, según un pronóstico de Bombardier del mes de febrero.

Hace diez años, los países fuera de Europa y Norteamérica representaban sólo 20 por ciento de las entregas globales, dijo Martel en una entrevista la semana pasada.

La unidad de aviones corporativos de Bombardier pudo atraer con éxito a operadores de flotas estadounidenses y europeos en estos últimos años, incluido un acuerdo por 7 mil 800 millones de dólares con el servicio de taxi aéreo de lujo VistaJet Holding SA y un convenio para vender 275 de sus aviones Challenger a la unidad NetJets de Berkshire Hathaway Inc. de Warren Buffett por 7 mil 300 millones de dólares.

Ahora, Bombardier considera que el crecimiento se traslada a mercados diferentes.

“Vemos posibilidades con otros actores que estarían interesados en crear flotas”, dijo Martel. “Estamos discutiendo cosas en este momento pero falta mucho para que se concreten”.

Mayor demanda

Bombardier se apresta a un incremento de la demanda en Extremo Oriente. En febrero, abrió un centro de servicios en Singapur y tiene planes de asociarse para construir una planta de mantenimiento en Tianjin, China. Solamente en China, se prevé que para 2032 la propiedad de aviones privados crecerá más de siete veces respecto de los niveles de 2012.

Martel, que asistió a la Convención y Exposición Europea de Aviación Ejecutiva en Ginebra esta semana, no nombró a posibles clientes ni identificó países.

Bombardier y Gulfstream, una unidad de General Dynamics Corp. que ocupa el puesto número uno en ingresos por aviones corporativos, están cosechando los beneficios de una reactivación de los vuelos corporativos a nivel global. La entrega de aviones grandes, como el G650 de Gulfstream y el Global 6000 de Bombardier, creció 32 por ciento hasta 249 aviones el año pasado respecto de 2011, en tanto los aviones medianos y pequeños cayeron 15 por ciento.

Para aumentar su participación en el mercado de cabina ancha, Bombardier está desarrollando dos versiones de un avión nuevo, el Global 7000 y 8000. El presidente de Bombardier Aerospace, Guy Hachey, dijo a los inversores en marzo que los aviones probablemente atraerán ingresos adicionales entre 2 mil y 3 mil millones de dólares anuales en aproximadamente cinco años.

“Los aviones corporativos son sin duda el segmento de actividad más rentable para Bombardier Aerospace, y el aporte más significativo corresponde a los aviones corporativos de cabina ancha”, dijo Nicholas Heymann, analista en William Blair Co. de Nueva York. “Cuando lancen el Global 7000/8000 tendrán el rango más largo, la mayor funcionalidad y la cabina más ancha”.

Los envíos de aviones corporativos en Bombardier ascendieron a mil 570 millones de dólares en el primer trimestre de 2014, según datos de la Asociación General de Fabricantes Aeronáuticos. La cifra es inferior a los dos mil 50 millones de dólares de Gulfstream, mostraron los datos.

“Aun en recesión, no vimos ninguna caída en el mercado de cabina ancha”, dijo Martel. “Al contrario –el mercado siguió creciendo-. Consideramos que el mercado de cabina ancha podría representar 25 por ciento de las entregas los próximos años, y 50 por ciento de los ingresos, lo que es enorme”.