Empresas

BMW corteja a Trump con nueva inversión en su planta de EU

BMW anunció que invertirá otros 600 millones de dólares en su planta estadounidense de Spartanburg, Carolina del Sur, y creará mil empleos suplementarios hasta 2021.
Bloomberg
26 junio 2017 10:49 Última actualización 26 junio 2017 11:54
BMW

BMW (Bloomberg)

BMW está reforzando su mejor defensa contra el "resentimiento" comercial de Donald Trump con Alemania aumentando su inversión y empleo en Estados Unidos e incluso invitando al presidente a unirse a la fiesta.

El fabricante de automóviles alemán presentó este lunes el renovado todoterreno deportivo X3 en su planta de Spartanburg, Carolina del Sur, y anunció planes para aumentar el gasto y crear otros mil puestos de trabajo. La instalación es la más grande de BMW en el mundo y un escudo importante contra Trump, que ha amenazado a los fabricantes de automóviles por sus importaciones - y rechazó la invitación de la compañía para asistir a las festividades de este lunes.

"El libre comercio ha hecho posible esta historia de éxito en Estados Unidos", dijo el CEO de BMW Harald Krueger en un evento para celebrar el 25 aniversario de la fábrica. "Es esencial para que las empresas y economías mundiales en todo el mundo florezcan".

El rediseñado X3, que saldrá a la venta este otoño, reforzará la posición de BMW como el mayor exportador de automóviles de Estados Unidos sobre una base neta, con vehículos que valen más de 10 mil millones de dólares enviados al extranjero cada año. Aunque los primeros pronunciamientos de Trump contra los fabricantes de automóviles han disminuido porque otros "fuegos políticos" consumen su tiempo, el crecimiento en la planta de Spartanburg ayuda al segundo mayor fabricante de automóviles de lujo a generar buena voluntad con la Casa Blanca y protegerse en caso de que regresen los ataques.

LIBRE COMERCIO

El gobernador republicano de Carolina del Sur Henry McMaster, que participó en el evento, llamó al fabricante de automóviles alemán "el regalo que sigue dando", mientras que el senador republicano Lindsey Graham fue más directo en su defensa del libre comercio.

"Soy un político estadounidense al que le gustan los coches alemanes", dijo a la multitud. Graham pidió a Trump que negociara un acuerdo comercial con Europa para que Estados Unidos pudiera exportar automóviles al bloque libre de aranceles, como lo hace México. "Quienes teman a la globalización, que la abracen, porque no va a desaparecer".

Trump arremetió contra BMW en enero, cuando amenazó con imponer un arancel de importación de 35 por ciento a los automóviles fabricados en el extranjero si seguía adelante con su plan de abrir una nueva planta en México, según el diario alemán Bild. Según informes, dijo a los funcionarios de la Unión Europea en una reunión a puerta cerrada en mayo que se limitarían los millones de vehículos vendidos por los fabricantes alemanes en Estados Unidos.

BMW ha invertido 8 mil millones de dólares en la planta de Spartanburg desde fue anunciada en 1992 y gastará otros 600 millones entre 2018 y 2021. También está destinando 200 millones de dólares para formación y educación de empleados en la instalación, dijo Krueger.

La fábrica emplea a más de 9 mil personas, y se sumarán otros mil puestos de trabajo entre ahora y el 2021. La producción subió a un récord de 411 mil unidades el año pasado, y alrededor de 70 por ciento de esos vehículos fueron exportados.