Empresas

Aumento a gasolinas, atentado contra la economía familiar: PAN

La senadora del PAN Silvia Garza Galván exigió al gobierno federal dar marcha atrás al aumento en los precios de los combustibles, decretado a partir del primero de enero, ya que afectará negativamente el bolsillo de millones de mexicanos.
Rivelino Rueda
04 enero 2015 11:48 Última actualización 04 enero 2015 11:51
[Cuartoscuro]   El incremento es parte de la política del gobierno federal para reducir los subsidios a gasolinas. 

[Cuartoscuro]   El incremento es parte de la política del gobierno federal para reducir los subsidios a gasolinas.

El incremento del tres por ciento a las gasolinas es un atentado contra la economía familiar, le resta competitividad a las empresas mexicanas y refleja una gran insensibilidad y desconocimiento de las condiciones de pobreza que viven muchos mexicanos, advirtió la senadora del PAN Silvia Garza Galván.

Por ello, exigió al gobierno federal dar marcha atrás al aumento en los precios de los combustibles, decretado a partir del primero de enero, ya que afectará negativamente el bolsillo de millones de mexicanos, además de que -dijo- tendrá un impacto inflacionario directo en bienes y servicios.

La legisladora coahuilense recordó que esta medida "es resultado de una reforma fiscal aprobada en 2013 que no quiso ser corregida".


Afirmó que dicha reforma "ya demostró su profunda inconveniencia y, una vez más, carga los costos sobre los mismos de siempre al convertir a las gasolinas y combustibles en un nuevo impuesto para la gente".

Consideró que lo correcto hubiera sido suspender el deslizamiento desde noviembre de 2013, cuando se igualó el precio de la gasolina en México con la de Estados Unidos.

Lamentó que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto haya prometido que con la reforma energética bajaría el precio de la gasolina, y cuestionó que "lo tenemos ahora es un impuesto encubierto, con este tres por ciento más, y una gasolina 30 por ciento más cara que en Estados Unidos, de donde la importamos".

Garza Galván enfatizó que la medida aplicada a partir del primero de enero va a repercutir directamente sobre el autotransporte, que mueve el 80 por ciento de la carga de bienes en el país, taxis, aumento de fletes, entre otros servicios.

"Peor aún, los bajos salarios no van a alcanzar para solventar estos gastos adicionales", sostuvo.