Empresas

Así le pega la caída del crudo a las grandes petroleras de EU y del mundo

A diferencia de lo observado por las principales naciones productoras de crudo, las grandes corporaciones petroleras durante 2015 hicieron ajustes en investigación, extracción, personal y ahorros para mantener la rentabilidad, pero ¿cuanto será suficiente?
Eleazar Rodríguez
11 febrero 2016 20:53 Última actualización 12 febrero 2016 20:31
Las petroleras tendrán que realizar recortes adicionales. (Bloomberg)

Las petroleras tendrán que realizar recortes adicionales. (Bloomberg)

La baja de los precios internacionales del crudo no solo ha afectado las finanzas de naciones como Venezuela, Arabia Saudita, Rusia y otros países que dependen del hidrocarburo para sostener su gasto público, sino también a las principales empresas petroleras del mundo que han visto afectados sus ingresos por extracción, además de en renglones como el lucrativo mercado de la refinación y de la petroquímica.

Lo anterior se desprende de sus últimos reportes financieros a cierre de 2015, donde no solo se observa una reducción de los ingresos corporativos, sino que también una estrepitosa caída de poco más de 76.5 mil millones de dólares en las utilidades de las mayores corporaciones petroleras de Estados Unidos y de las tres más importantes del mundo.

En una entrevista publicada por BBC mundo directores de grandes petroleras y analistas afirmaron que las mayores empresas del sector están 'blindadas' ante la reciente y sustancial caída del precio del barril de crudo, lo que parece paradójico luego de haberse dado a conocer sus informes financieros de 2015.

De hecho, la nota explica que ante una baja de sus ingresos y de sus utilidades empresas como BP, ExxonMobil, Shell y Total redujeron sus presupuestos en investigación y desarrollo, con la consecuente reducción de personal. Además de haber implementado programas de ahorro, que en el caso de la francesa representaron 1.5 mil mdd.

1. Bajaron los ingresos

Esta es la evidencia más visible para los inversionistas de cómo afectó la baja de los precios de los energéticos en las finanzas de las empresas.

De acuerdo con la información reportada por las empresas, los ingresos de 11 de las mayores empresas petroleras de Estados Unidos y del mundo registraron ingresos por un billón 376.8 mil millones de dólares, una caída de 35 por ciento en comparación con lo observado en 2014, año que también tuvieron una baja de 6.1 por ciento.

A diferencia de las naciones petroleras, las empresas tienen una mayor flexibilidad para adaptarse al actual entorno, como fue el recortar sus inversiones en exploración, además de realizar ajustes al número de su personal.


2. Cayeron las utilidades

Pese al entorno de bajos precios del petróleo, la diversificación de algunas de los grandes corporativos petroleros les permitió ser rentables.

De las grandes empresas que ya dieron a conocer su información financiera, reportaron utilidades al cierre de 2015 de 13 mil 842 millones de dólares, lo que significó una caída de casi 85 por ciento en comparación con las utilidades de un año antes.

La fuerte caída no solo se puede atribuir a la baja del crudo, sino también a menores ingresos en refinería, petroquímica e incluso por ventas de gas.


3. Pero registraron mayor extracción

Al igual que algunas naciones petroleras, las grandes corporaciones compensaron la baja en los ingresos con un aumento en la producción y procesamiento de petróleo crudo.

De acuerdo con su información operativa durante el año anterior se observó un aumento de 4.8 por ciento en el crudo extraído procesado, al pasar de casi 14 millones a 14.7 millones de barriles promedio diario.
Estos niveles son superiores a la producción de Estados Unidos, que en 2014 cerró con una plataforma de poco más de 14 millones de barriles promedio diario.

El aumento en el monto del petróleo extraído y procesado fue más para sus operaciones de refinación y petroquímica, aunque esto en algunos casos esto no fue un apoyo para los ingresos de las empresas ya que la baja de los precios del petróleo se extendió a productos como gasolinas, gas y plásticos, lo que redujo los márgenes de utilidad.