Empresas
caso de estudio

Arman en la Huasteca casas de bambú

El Colectivo potosino Kima construye casas ecológicas hechas a base de bambú, con las que se puede reducir el uso de concreto en hasta un 80%, y sus precios van de los mil 500 a 5 mil pesos por metro cuadrado.
Edgar Amigón
02 diciembre 2014 23:12 Última actualización 03 diciembre 2014 4:55
Colectivo Kima

Una construcción híbrida de bambú reduce el uso del cemento hasta en un 80 por ciento. (Cotesía)

Habitar en una vivienda de concreto durante el verano en la Huasteca potosina resulta una pesadilla si no se cuenta con aire acondicionado, ya que la temperatura puede sobrepasar los 40 grados centígrados a la sombra.

Ante estas condiciones, el Colectivo Kima, ‘hogar’ en lengua huasteca, de Ciudad Valle, San Luis Potosí, incursiona en el ramo de vivienda de bambú para reducir los efectos del clima en la vida diaria.

Ricardo Ortiz combina su profesión, la arquitectura, con la agricultura, para ofrecer una alternativa de vivienda.

Luego de un año viviendo en Malasia, Ortiz experimentó el boom que se vive en algunos países de Asia por la construcción de casas con bambú.

La inquietud surgió durante mi estancia de intercambio en Malasia, país donde estuve un año a través del programa de movilidad estudiantil de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Cuando visité países como Tailandia, Indonesia e incluso en los talleres de arquitectura de la Universidad de Malasia ya había una especie de boom respecto al uso del bambú en la construcción

A su regreso a México empezó a investigar sobre construcción con bambú en el país, tomó cursos y empezó el negocio.

Actualmente está por terminar la segunda casa hecha totalmente de bambú en la Huasteca potosina y en los siguientes días iniciará una tercera. Además ha realizado estructuras pequeñas de techos en diferentes lugares de la región.

Los costos para construir una casa de bambú dependen del proyecto, sin embargo, el precio por metro cuadrado va de mil 500 a 5 mil pesos, estimó Ortiz, en entrevista.

“El costo varía por proyecto, desde la dificultad del diseño hasta los acabados. El bambú es más que nada estructural, por lo que los muros, losas y pisos se pueden realizar de diversos materiales”, comentó.

La construcción de las viviendas no es 100 por ciento de bambú, sino que se combina con materiales como concreto, madera, palma, teja, entre otros.

La cimentación se hace de concreto para desplantar el bambú, con un mínimo de 30 centímetros sobre el nivel de suelo, para protegerlo de la humedad por capilaridad, lo cual también se puede hacer con bases de madera sólida enterrada directo en el suelo.

Los entrepisos pueden ser firmes, de concreto sobre bambú, también pueden ser de madera o laminados de bambú, mientras que las losas y techos pueden hacerse tanto de concreto, como de palma, teja, lámina o bambú.

Las uniones se pueden hacer también de diferentes maneras: amarres, ensambles metálicos, con taquetes del mismo bambú, o con tornillería.
Los muros pueden ser de tierra con cemento, recubiertos con madera o bambú.

Las posibilidades son muchas, todo depende de las consideraciones de cada proyecto, destacó el emprendedor.

Es posible hacer una casa completamente de bambú, mas no es la idea. La capacidad de combinar los materiales es lo que enriquece la arquitectura. Al final buscamos reducir el uso excesivo de los materiales minerales, como el cemento y el acero. Una construcción híbrida de bambú reduce el uso del cemento hasta en un 80 por ciento

El tiempo de construcción de una casa de este material depende de la experiencia de los ‘bambuseros’, es decir, las personas que trabajan con el bambú. Los que tienen práctica con el material pueden levantar estructuras en días y terminar proyectos enteros en meses.

El colectivo arrancó con dos personas de la Huasteca y ahora son tres los que trabajan con ellos.

Entre las ventajas de este material están que es renovable, que está presente en todas las zonas tropicales del país y que no sólo sirve para construir, también para obtener celulosa, textiles, muebles y otros productos.

“Se propone el uso de este material sobretodo en las regiones tropicales del país, aunque se puede utilizar como sustituto del acero en cualquier lugar. Como ya se utiliza en Alemania, que importa bambú de Colombia para construir, incluso ya cuentan con una normativa de construcción con bambú en ese país”, comentó Ortiz.

En México existen 34 especies nativas de bambú y otras introducidas, informó.