Empresas

Apertura del sector energético, prueba de fuego para Pacto por México

12 febrero 2014 4:24 Última actualización 16 junio 2013 11:52

 [Bloomberg] 


 
Miguel Ángel Pallares Gómez
 
Uno de los factores claves que podría influenciar el sector de la refinación en México será la reforma energética, destacaron especialistas consultados. El tema fue puesto en la mesa en los acuerdos tomados en el Pacto por México, aunque falta que aterricen –y definan sus alcances-- en la iniciativa formal.
 
“Se realizarán las reformas necesarias para crear un entorno de competencia en los procesos económicos de refinación, petroquímica y transporte de hidrocarburos, sin privatizar las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex)”, señala el compromiso 57 del Pacto por México, dedicado a la reforma energética.
 
Mientras la discusión inicia, Pemex Refinación, subsidiaria de la paraestatal, sigue registrando pérdidas. Su presupuesto total de inversión este año es de 56 mil 200 millones de pesos.
 
Para Duncan Wood, director del Mexico Institute del Woodrow Wilson Center, la reforma energética podrá cambiar el panorama energético mexicano, al permitir la entrada de la inversión privada en la refinación, lo cual podría incentivar mayores inversiones.
 
“Algo obvio es que México va a necesitar más capacidad de refinación. La demanda de gasolina crecerá mucho en el país por el desarrollo de la economía.
 En un mundo ideal, se debería incentivar que no sólo el sector público sinoque también el privado pueda invertir en capacidad de refinación.
   Sin reforma energética no podemos hacerlo, a largo plazo se necesita una reforma”, abundó.  Wood resaltó el hecho de que el PRI, PAN y PRD se pusieran de acuerdo para considerar como opción la competencia en el sector de la refinación, sin embargo, sugirió que se analice si los cambios agregarían más valor, empleos, tecnología o crecimiento a la economía.  Santiago García, director para América Latina del banco Macquarie, consideró aventurado opinar sobre un tema poco claro. La iniciativa de reforma se espera para el siguiente semestre.  “No se sabe cómo viene, es necesario conocer las reglas del juego, pero empezar a decir que haya apertura es un supuesto agresivo. Aún se desconoce cómo se realizaría, cuáles actividades se permitirían y cuales no a los privados.  No se sabe y es un tema delicado, porque puede haber una multiplicidad de opiniones sobre algo que no se sabe completamente”, indicó.  El especialista recalcó que desde el extranjero es clara la visión de que México está falto de capacidad de refinación, por lo cual la primera opción es reconvertir las refinerías existentes y por otra construir no sólo una refinería, sino hasta dos para lograr una autosuficiencia.  Iniciativas de reforma anteriores han intentado abrir a la competencia a la refinación, sin éxito. La última formal fue la del expresidente Felipe Calderón.  Miriam Grunstein Dickter, investigadora del Centro de Investigación y Ciencia Económicas (CIDE), dijo que, en general, en el marco que lo que será la discusión de la reforma energética en el país “estamos en una situación precaria y ya no es verdad que somos un país tan atractivo para que las empresas norteamericanas o internacionales vengan a crear el mercado del crudo en México, a pesar del enorme potencial”.  Las reglas del juego están cambiando, aseveró: “No debemos confiar en que tenemos el tesoro de la Sierra Madre y que Estados Unidos está deseoso de nuestros recursos como antes”, apuntó.  Si México se vuelve un país muy complicado para realizar operaciones petroleras en este momento, Estados Unidos tiene un capital hidrocarburífero muy importante a desarrollar”, añadió Grunstein.