Empresas

Ampi prevé desaceleración del sector inmobiliario en DF

10 febrero 2014 4:21 Última actualización 30 septiembre 2013 11:33

 
 
Claudia Alcántara
 
Como parte de la desaceleración económica del país, el volumen de transacciones inmobiliarias en la Ciudad de México -principalmente de propiedades habitacionales-, durante 2013 podría cerrar con un incremento marginal del 1.7 por ciento, con relación al 2012, pronosticó la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) del Distrito Federal.
 

El presidente del gremio, Roberto Barrios Gaxiola, aseguró que realizaron un ajuste a la baja en sus metas de crecimiento planteadas al inicio del año, el cual era tener una alza por arriba de la economía nacional del 3.3 por ciento, contra el año anterior.
 

"Creíamos que sería un buen año, porque las hipotecas bancarias han mostrado una sólida tendencia a la baja y se han establecido en un rango del 8 al 9.5 por ciento, lo que había dado un impulso a la vivienda media y media alta", expuso.
 

Indicó que la venta de vivienda nueva y usada de nivel medio a residencial en la capital central ha caído 10 por ciento al noveno mes del año, con respecto a igual periodo del año anterior, por un desánimo en la demanda.
 

En entrevista posterior a la inauguración del Gran Foro Inmobiliario, el empresario añadió que también han visto una contracción de la venta vivienda social, aunque no ofreció cifras.
 

Manifestó que durante octubre y noviembre vendrá un ajuste en la tendencia, dado a que a partir del anuncio de la probable imposición del IVA a la vivienda a partir del 2014, las personas están anticipando sus planes, por temor.
 

Este fenómeno les daría un balance al cierre de este año de un incremento del 1.7 por ciento similar al crecimiento de la economía, con base a su reciente ajuste.
 

De igual forma, Barrios reiteró que el daño que podría ocasionar en el sector inmobiliario la iniciativa insertada en la reforma hacendaria desinflaría los meses previos de dinamismo.
 

Recordó que, de acuerdo con cifras de BBVA Bancomer, la caída en ventas de inmuebles habitacionales sería del orden del 30 por ciento.