Empresas

American Airlines da por perdidos 592 mdd retenidos en Venezuela

American Airlines comunicó que admitirá 592 millones de dólares como cargo especial en el cuarto trimestre de 2015, "debido a la continua imposibilidad de repatriación y al deterioro de las condiciones económicas en Venezuela".
Reuters
12 enero 2016 10:3 Última actualización 12 enero 2016 10:6
American Airlines

El país sudamericano obligó a las aerolíneas a vender pasajes en bolívares, la moneda local, pero obstaculizó la reconversión de las ventas a dólares. (www.americanairlines)

American Airlines Group Inc. informó hoy martes que ha dado por perdidos más de 500 millones de dólares en ingresos retenidos en Venezuela debido a los controles cambiarios del país sudamericano.

American Airlines, la aerolínea más grande del mundo, indicó en un comunicado al regulador que admitirá 592 millones de dólares como cargo especial en el cuarto trimestre de 2015, "debido a la continua imposibilidad de repatriación y al deterioro de las condiciones económicas en Venezuela".

El país sudamericano obligó a las aerolíneas a vender pasajes en bolívares, la moneda local, pero obstaculizó la reconversión de las ventas a dólares.



En total, las aerolíneas tienen alrededor de tres mil 700 millones de dólares retenidos en Venezuela como consecuencia de un sistema de control cambiario que lleva 12 años en vigencia, dijo en junio la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por su sigla en inglés).

American dijo también el martes que mantiene su previsión de un margen previo a impuestos de entre 12 y 14 por ciento para el cuarto trimestre, excluidos ítems especiales. Añadió que también sigue estimando que los ingresos de su unidad de pasajeros caiga entre 5.0 y 7.0 por ciento en el trimestre frente al año anterior.

United Continental Holdings Inc. informó ayer lunes que las ventas de su unidad de pasajeros habrían caído más de lo esperado en el cuarto trimestre, alentando un escenario de más complicaciones para las aerolíneas estadounidenses, tras meses de fuerte lucha con competidores de bajo costo y ante una debilitada demanda desde el exterior por la fortaleza del dólar.