Empresas

Alza en cemento quitará rentabilidad a vivienda popular en Colima

Debido al alza en el precio del cemento, el negocio de la vivienda de interés social en el estado podría dejar de ser redituable en la entidad, señaló la CMIC, la cual dijo que se analizará la situación para evitar que repercuta en el alcance de la obra pública.
Oscar Cervantes 
10 julio 2017 19:38 Última actualización 10 julio 2017 19:38
vivienda

(Cortesía)

Para los constructores de vivienda en Colima, la casa-habitación de interés social o “popular” dejará de ser negocio, debido a que su precio aumentará 8 por ciento por el alza en el costo del cemento y los créditos como Infonavit no alcanzarán para cubrir su diferencia.

Así lo confirmó el presidente de la Cámara Nacional de Vivienda en el Estado, Francisco Rivas Valencia, tras exponer que actualmente la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) y el gobierno estatal analizan la situación ante el temor de que estas repercusiones reduzcan también el alcance de la obra pública.

Aunque dijo que no se vislumbra drásticamente el cierre de empresas constructoras por el aumento de 12 por ciento en el cemento, consideró que sí cambiarán las proyecciones para metas de vivienda, en función a recortar las inversiones o en todo caso reorientarlas.

“Que si las viviendas más económicas se impactan  en estos porcentajes, los créditos no van aumentar, por consecuencia el desarrollador no construirá ese tipo de vivienda porque sabe que no podrá venderla”, sostuvo.

En consecuencia, indicó que se dejaría un gran porcentaje del mercado sin posibilidad de poder obtener un inmueble de este tipo. Refirió que algunos constructores negociaron que se les respete los precios del cemento mientras concluyen las obras que tienen en proceso, sin embargo dependen de cada empresa.

En ese tenor, el líder empresarial dijo esperar a que se analice ese tema y mientras tanto buscarán alternativas para la importación de este material. “Como industria en conjunto buscaremos consolidar ese tema y tratar de reducir los precios que impactan”, apuntó.

Ejemplificó que los precios del cemento a nivel internacional están a 60 dólares la tonelada mientras que en México se paga a 170, lo cual afecta a la las familias que buscan adquirir una vivienda porque su costo aumentará 8 por ciento.

Rivas Valencia recordó que hubo empresas hace siete años que intentaron importar cemento de Rusia pero la industria mexicana del sector bloqueó el proceso, ya que insistió que la importación favorece para bajar los precios, “queremos que sea un mercado abierto donde se contemplen compras consolidadas”, acotó.

Cabe hacer mención que el pasado primero de julio entró en vigor el aumento del 12 por ciento al cemento, donde a pesar de los intentos de diálogo con esta industria no hubo respuesta en términos de negociar o que justificaran el aumento, por lo que tampoco CMIC percibe alguna condición económica que argumente el alza.