Empresas

Hoteles no deben temer a Airbnb, pero las agencias de viajes en línea...

Aunque la mayoría de los inversionistas se ha enfocado en el impacto que las operaciones de Airbnb tienen sobre los resultados de hoteles establecidos, Morgan Stanley advierte que no son estos establecimientos los que deben preocuparse.
Bloomberg
16 noviembre 2015 11:48 Última actualización 16 noviembre 2015 12:30
módulo especial Airbnb. (Especial)

módulo especial Airbnb. (Especial)

Hilton, Marriott y otras cadenas hoteleras pueden respirar aliviadas con respecto a la empresa emergente Airbnb, pero las agencias de viajes online tienen motivos para preocuparse. Al menos, tal es la conclusión de analistas de Morgan Stanley en una nueva nota de investigación.

Según el documento, basado en una encuesta que abarcó a unos 4 mil viajeros, en lo que a la plataforma para rentar alojamiento Airbnb se refiere, empresas como Expedia y Priceline tienen mucho más que perder que los hoteles. Los analistas, encabezados por Brian Nowak, tienen tres razones por las que creen que es así:

1. Airbnb se orienta más hacia los viajes de recreo que de negocios

Morgan Stanley piensa que Airbnb todavía se utiliza principalmente para viajes de ocio, lo cual lo pone en una competencia más directa con las agencias de viajes en línea que los hoteles que reciben una porción significativa de sus reservas de viajeros de negocios. Según las conclusiones de su encuesta, sólo 42 por ciento de los clientes de Airbnb pasan por alto los hoteles tradicionales y la gran mayoría de los huéspedes de Airbnb permanece entre tres y cinco noches.

2. Airbnb también atrae clientes de categorías no hoteleras

Pero no solamente clientes hoteleros utilizan Airbnb. Treinta y seis por ciento de los clientes de la empresa están llegando desde los “bed and breakfasts” en tanto 31 por ciento están utilizando Airbnb en vez de alojarse con amigos y familiares.

3. La absorción de la demanda hotelera por parte de Airbnb afecta más a las agencias de viajes que a los hoteles

Si Airbnb comienza a afectar la demanda hotelera, Morgan Stanley considera que los hoteles comenzarían a trabajar directamente con la empresa, lo que a continuación afectaría más a las agencias de viaje en línea que a los hoteles. De hecho, existe una diferencia muy grande entre lo que cobra Airbnb a los huéspedes y lo que cobran éstas a los hoteles, señala el banco.

Según la empresa, las agencias cobran actualmente entre 12 y 18 por ciento sobre las transacciones, en tanto Airbnb cobra 3 por ciento. Por ende, Airbnb podría aumentar el monto que cobra y todavía representar un factor positivo neto para los hoteles.

Aunque Airbnb ofreciera a los hoteles una tasa por comisión tres veces más alta que la tarifa estándar, sería positivo para los hoteles, llevando posiblemente a bajar los costos de compra promedio de los clientes y dándoles más apalancamiento frente a las agencias de viajes en línea. De más está decir que esto sería un factor negativo adicional para el sector de las agencias.

“Creemos que los inversores sobreestiman la amenaza que representa Airbnb para los hoteles… pero subestiman la amenaza para las agencias de viaje en línea”, concluye Morgan Stanley.