Empresas

AICM pide a Fumisa su información financiera de 1991 a 2013

01 febrero 2014 3:27 Última actualización 08 enero 2014 20:7

[Auditores del AICM señalan que la TIR obtenida por la inmobiliaria fue superior a lo acordado./Edgar López]


 
Redacción
El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) solicitó formalmente a Inmobiliaria Fumisa la información y documentos originales que respalden su información financiera de 1991 a 2013.
 
Dichos documentos, requeridos el martes, deben acreditar el estatus de la Tasa Interna de Retorno (TIR), es decir, el porcentaje que señala en los cálculos presentados por la empresa ante las autoridades jurisdiccionales, luego de que durante 20 años subarrendó los espacios comerciales de la Terminal 1, el estacionamiento del área internacional y 11 pasillos abordadores mecánicos en las posiciones 26 a 36 del área internacional.
 
En un comunicado, el AICM señala que auditores han establecido que la TIR obtenida por Fumisa, durante la vigencia del contrato, fue superior al 12.82 por ciento acordado.
 
Añade que el requerimiento de información se hace en el marco de los lineamientos establecidos por las partes para determinar el estado de la Tasa Interna de Retorno y el rendimiento alcanzado.
 
De acuerdo con la cláusula vigésima del contrato, celebrado entre las partes el 14 de octubre de 2003, el excedente de la TIR debe ser pagado por Fumisa dentro de los 90 días hábiles siguientes a la terminación de la vigencia del contrato, lo que, según el Aeropuerto, ocurrió el 31 de diciembre de 2013.
 
Entre la información y los documentos que el AICM solicitó a Fumisa entregar en un plazo máximo de 15 días naturales se encuentran: los estados financieros; la contabilidad que acredite todas las operaciones derivadas de los contratos y convenios modificatorios; papeles de trabajo de los ingresos y egresos; contratos de crédito autorizados relacionados directamente con el objeto de contrato; declaraciones presentadas ante la SHCP; flujo de efectivo, de fondo de capital y financiero, y contratos o instrumentos celebrados con los subarrendatarios de espacios comerciales.
 
Todo desde el año de 1991 y hasta el 2013, fecha en que el Aeropuerto sostiene que terminaron los contratos.
 
El AICM indicó que, conforme a lo estipulado, Fumisa tiene la obligación de soportar con documentación veraz los cálculos del rendimiento de las inversiones y proporcionarle toda la documentación soporte para estar en la posibilidad de validarlos.
 
El Aeropuerto reiteró que la relación contractual con Fumisa concluyó por voluntad de las partes el 31 de diciembre de 2013, sin que se requiera declaración judicial de por medio, y que los contratos y convenios no establecen la posibilidad de prórroga.
 
No existe además circunstancia alguna que permita ampliar la vigencia y menos aun cuando se trata de bienes del dominio público de la federación.