Empresas

AHMSA busca invertir para entrar en la industria automotriz

La empresa busca financiamiento extranjero por 350 millones de dólares para incursionar en la producción de acero para automotrices y especiales.
Corresponsal Magda Guardiola
20 septiembre 2016 21:23 Última actualización 20 septiembre 2016 21:59
AHMSA

AHMSA. (Especial)

SALTILLO, Coahuila.- La empresa acerera Altos Hornos de México (AHMSA) dio a conocer que busca financiamiento extranjero por el orden de los 350 millones de dólares para incursionar en la industria automotriz, proyecto que reactivaría entre 3 y 4 mil fuentes de empleo adicionales y temporales de las más de 10 mil que se perdieron en el último año, consecuencia de la competencia desleal por importaciones.

Alonso Ancira, presidente del Consejo de Administración de AHMSA, detalló a medios de la región Centro del estado, que presentó una propuesta a OeKB Bank, institución financiera austriaca para modernizar equipo y salir de la producción de aceros comerciales e incursionar en los automotrices y especiales.

El proyecto podría convertirse en una realidad en un estimado de hasta dos años y se verá favorecido por la mejora en su situación financiera, donde en mayo de este año, concretó su liberación de la suspensión de pagos a acreedores.

La siderúrgica coahuilense basó su evaluación de modernización para el proyecto del acero automotriz, en la asesoría de una empresa también austriaca de alta tecnología que abastece a plantas de las firmas automotrices Mercedes Benz y Toyota.

En lo que refiere a la producción de aceros especiales AHMSA incursionaría solo, dio a conocer AnciraElizondo, quien aprovechó para exigir que no se permita la competencia desleal para el acero nacional que el año pasado impactó en despidos masivos de trabajadores directos e indirectos del ramo siderúrgico en el país.

A pesar de ello, México ratificó hasta octubre del presente año, el arancel del 15 por ciento al acero de importación impuesto en abril; apenas dos puntos porcentuales más del fijado por la Unión Europea, mientras que Estados Unidos lo incrementó para algunos productos hasta el 500 por ciento, causa de desavenencias con China.