Empresas

AHMSA espera que se frene ingreso de acero en condiciones de comercio desleal

El director de relaciones institucionales de Altos Hornos de México dijo que la empresa espera que esta tarde se anuncie la imposición de una barrera al ingreso de acero en condiciones de comercio desleal.
Marcela Ojeda
08 julio 2015 10:25 Última actualización 08 julio 2015 10:25
AHMSA

AHMSA. (Especial)

Altos Hornos de México (AHMSA) espera que durante la reunión que a las 6 de la tarde de este miércoles sostendrán los industriales del acero con el titular de la Secretaría de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, se anuncie la imposición de una barrera al ingreso de acero al país, en condiciones de comercio desleal.

“El valor más grande no está en que si se trata de la aplicación de un arancel del 10 o del 15 por ciento (a la importación de acero que provenga de China o de Rusia). Habría que analizar cuál es realmente el porcentaje que se está pensando y su alcance, pero el valor más grande está sobre todo en la medida de frenar la importación mediante una barrera, no tanto en el nivel del arancel”, dijo Francisco Orduña, director de relaciones institucionales de AHMSA

Orduña añadió que un arancel de entre 10 y 15 por ciento contribuiría en términos de cerrar la frontera y habría un mucho mayor control sobre esa zona, pero enfatizó que el arancel que la Organización Mundial de Comercio (OMC) permite es de hasta 35 por ciento, por un periodo determinado.

En entrevista radiofónica, dijo que si bien todavía no conoce la posición de la SE, lo que la industria acerera en general ha solicitado son dos puntos centrales:

Que la legislación comercial internacional de México se iguale con la de Estados Unidos, que es mucho más severa, rápida y eficiente, y que mientras esto ocurre, porque requiere de un proceso legislativo, se imponga un arancel temporal a la importación de acero que proviene de todos los países que no tienen un Tratado de Libre Comercio (TLC) con México.

“La mayor parte de las importaciones vienen de países con los cuales tenemos tratados comerciales, el problema es que las importaciones que llegan de estos países sin tratado, principalmente China, tiran el precio a niveles irreales.

“Cuando nosotros sabemos que el costo de producción de una tonelada de planchón a nivel mundial anda entre 400 o 450 dólares, no es posible que en México se ofrezca a 300 dólares, 100 dólares por abajo del costo racional de producción, menos cuando los chinos son deficitarios en fierro”, enfatizó Orduña.

Subrayó que la industria está demandando que se tomen medidas inmediatas para frenar eso, que ha causado un daño que ya llegó al despido de cientos de trabajadores.

Asimismo, confió en que durante la reunión de esta tarde habrá una respuesta satisfactoria por parte del secretario Ildefonso Guajardo.

“Se ha trabajado mucho con la SE, de repente ha habido posiciones distanciadas, pero creo que estamos coincidiendo todos en que es un problema grave con el riesgo una desindustrialización del país y creo que hay voluntad en resolver eso”, dijo.

Afirmó que si la situación no se resuelve satisfactoriamente, AHMSA tendría que parar algunas unidades para empezar a comprar acero primario importado y convertirse en una procesadora de acero, lo que representaría la salida de 4 mil trabajadores directos más a partir de finales de julio, entre minas y la planta siderúrgica.

“Estamos terminando el proceso del primer ajuste que diseñamos, que fue de 4 mil 500 trabajadores y serían 4 mil trabajadores más. Es muy grave el problema y no sólo de AHMSA. La empresa De Acero en Saltillo cerró una planta y eso implica 2 mil 500 trabajadores menos.

Sin embargo puntualizó que con el establecimiento del arancel de entre 10 y 15 por ciento, AHMSA podría salvar los 4 mil empleos que estarían en riesgo, mientras que algunos de los 4 mil 500 que ya se perdieron se podrían recuperar, pero no de inmediato, “porque el daño ya está hecho”.

“Nosotros estamos trabajando con pérdidas. Tendremos que recuperar financieramente un tramo, y evidentemente volveremos a echar a andar los proyectos de inversión; se repondrán los mantenimientos que se suspendieron y eso va a significar la reincorporación de bastante gente.

“En AHMSA sí salvaríamos algunos empleos y probablemente más en el resto de las empresas, que también están preparando sus planes de contingencia en el caso de que esto (la aplicación de un arancel) no suceda”, puntualizó Orduña.