Empresas

Aeropuerto de Toluca es alternativa mientras se   amplía el AICM: SCT

De acuerdo con el director general de Aeronáutica Civil de la SCT, el Aeropuerto de Toluca será una opción para atender la saturación del AICM, por lo menos hasta que se consolide un proyecto de ampliación.
Claudia Alcántara/Enviada
10 julio 2014 11:52 Última actualización 10 julio 2014 16:9
Aeropuerto mexicano

Cuarto oscuro

GUADALAJARA.- En los próximos seis años, el Aeropuerto de Toluca será la alternativa para atender el problema de saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), esto mientras se consolida e implementa un proyecto de ampliación de sus instalaciones, aseguró Alexandro Argudín, director general de Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En el marco de la Reunión Nacional de Comunicaciones y Transportes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el funcionario afirmó que generarán un programa de incentivos para impulsar el regreso de aerolíneas a la terminal aérea de Toluca, al tiempo que anticipó que el proyecto de la segunda pista en este aeropuerto existe.

“Considero que es la mejor opción que hoy en día existe para atender el tema de saturación de la Ciudad de México. Por todos es sabido que el AICM opera en niveles de saturación muy elevados, y estamos emprendiendo un programa de incentivos para tratar de trasladar operaciones para el aeropuerto de Toluca”, expuso Argudín.

Insistió que Toluca debe de ser la solución al transporte aéreo del centro del país, además de atenuante a la presión que hoy en día hay en materia del tráfico aéreo.

Actualmente, dicho aeropuerto tiene la capacidad instalada para atender a 8 millones de pasajeros por año, y con una segunda pista podría atender hasta 14 o 15, acotó.

Gilberto López, director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), precisó que la salida de aerolíneas del aeropuerto de Toluca fue provocado por la liberación de slots en el AICM.

Anticipó que el proyecto de incentivos, radicará en una reducción de impuestos aeroportuarios, así como una reducción en el precio de la turbosina.