Empresas

Acciones de Alsea, imperturbables ante multas de autoridades

Alsea se hizo acreedora de dos multas por 25.7 y 20.5 millones de pesos; sin embargo, el nulo impacto financiero de las sanciones se ve incluso mejor reflejado en la evolución que han tenido sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores.
Reuters
30 noviembre 2015 10:52 Última actualización 30 noviembre 2015 11:23
Etiquetas
Vips. (Arturo Monroy/Archivo)

Alseafue notificada de haber incumplido con la Ley Federal de Competencia Económica al no notificar una transacción relevante, y las condiciones para poder adquirir los restaurantes Vips. (Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- Alsea, la empresa propietaria de las cafeterías Starbucks en México y de diversas cadenas de restaurantes de comida rápida y casual como Domino's Pizza, Burger King y Chili's, entre otras, ha estado recientemente ante los reflectores por aparentes descuidos legales.

A finales de octubre y noviembre, la compañía fue notificada por las autoridades anti-monopolios de haber incumplido, primero, con la Ley Federal de Competencia Económica al no notificar una transacción relevante, y segundo, con las condiciones que le habían fijado esas mismas autoridades para poder adquirir los restaurantes Vips, El Portón, Ragazzi y La Finca.

Ante estas fallas, Alsea se hizo acreedora de dos multas por 25.7 y 20.5 millones de pesos, respectivamente, o 46.2 millones de pesos en total.

Sin embargo, hasta ahora, para los inversionistas y analistas de Alsea estas pifias legales y sus respectivas sanciones pecuniarias no han generado la más mínima preocupación.

La poca mella que el pago de las multas tendrá sobre los resultados de la compañía, si es que son ratificadas, ha permitido que el mercado de valores prácticamente ignore los dos descalabros, aun y cuando pareciera que esas desatenciones contractuales pudieron haberse evitado.

"A reserva de la impugnación que Alsea realizará por ambas resoluciones, consideramos que el efecto podría ser poco significativo para una empresa que genera ingresos trimestrales por 8 mil millones de pesos", escribió Isabel Rosado, analista de Alsea con Grupo Financiero Interacciones, en respuestas a preguntas enviadas por Sentido Común vía correo electrónico.

El nulo impacto financiero de las sanciones a Alsea se ve incluso mejor reflejado en la evolución que han tenido sus acciones recientemente en la Bolsa Mexicana de Valores.

Los títulos de la empresa dueña de los restaurantes California Pizza Kitchen, Italianni's y P.F. Chang's en México siguieron a lo largo de todo noviembre con el extraordinario desempeño que han registrado a lo largo del año.

Desde que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), la entidad encargada de combatir las prácticas monopólicas y las concentraciones excesivas en el país, reveló la primera de las dos multas a Alsea a finales de octubre por no notificarle la compra de un interés minoritario en Grupo Axo, una compañía que comercializa diversos productos, principalmente ropa, calzado y accesorios, los títulos de la empresa restaurantera han avanzado 10.8%, en comparación con una caída de 0.7% para el índice de la bolsa en ese lapso.

En lo que va del año, las acciones de Alsea registran una ganancia de 47.5%, o la quinta mejor de las 35 compañías que conforman el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa. Ese índice ha reportado un avance de 2.6% en lo que va de 2015.

Las multas "no van a afectar la operación ni los flujos de la empresa", dijo Alejandra Marco, analistas de Alsea con Intercam Grupo Financiero en una entrevista telefónica. "No es suficiente la multa para modificar nuestra recomendación ni el view de la acción".

Así, ante los avances de la acción, los ejecutivos de Alsea pueden estar tranquilos de que el desempeño de la compañía, que incluso ha superado las expectativas del mercado, ha más que compensado las resoluciones en su contra de Cofece.

La empresa ha dicho hasta ahora que las conclusiones de la Comisión son incorrectas y que planea impugnarlas ante los tribunales especializados en materia de competencia económica.

Si bien la empresa cuenta con ese recurso, para algunos las posibilidades de Alsea para revertir las resoluciones de las autoridades no son altas, sobre todo en el caso de la multa por no revelar la compra de un interés minoritario en Grupo Axo.

La Ley Federal de Competencia Económica vigente al momento de esa transacción, que tuvo lugar a mediados de 2013, marcaba con claridad las circunstancias bajo las cuales cualquier empresa debía notificar una transacción.

Una de esas circunstancias era que las ventas individuales o conjuntas de las compañías involucrados en una transacción fueran o sumaran más de 48 millones de veces el salario mínimo vigente para el Distrito Federal.

Si se toma en cuenta que el salario mínimo vigente en la capital del país era de 65 pesos al día (5.10 dólares) en 2013, entonces si Alsea o Axo tenían en lo individual o en conjunto ventas superiores a 3 mil 120 millones de pesos (244.8 millones de dólares) al año, entonces estaban obligadas a reportar la transacción.

El hecho de que Alsea, por sí sola, reportara ventas en 2013 de 15 mil 697.7 millones de pesos (1,229.5 millones de dólares), o casi cinco veces más el monto de ingresos mínimo que debía disparar el reporte de la adquisición del intereses minoritario en Axo, hace que algunos consideren que la empresa fracasará en su intento por impugnar la multa.

Si así ocurre, la premisa de que Alsea descuido esa obligación legal quedará ratificada. Además, quedará también claro que la empresa, con un poco más de cuidado, pudo evitarse no solo la sanción, sino también el desprestigio de incumplir con una obligación estipulada en la Ley Federal de Competencia Económica, además de las posibles consecuencias futuras si reincide y comete otra falla similar.

La otra sanción, que se fincó en que la compañía no incluyó una cláusula de no exclusividad y no contrataciones forzosas en sus contratos de arrendamiento en centros comerciales para sus restaurantes, tiene también elementos que hacen pensar a algunos que Alsea pudo ser un tanto cuanto negligente con el cumplimiento de esa obligación.

La obligación la fijaron las autoridades cuando autorizaron la compra de Alsea de la cadena de restaurantes Vips de Wal-Mart de México y Centroamérica en marzo del año pasado.

La aprobación a esa transacción estuvo condicionada a que la compañía presentara en los primeros 30 días de cada año, por la siguiente década, copias de los nuevos contratos de arrendamiento con desarrolladores de centros comerciales en los que se incluyera una cláusula que indicara que no había exclusividad ni contrataciones forzosas de dos o más negocios de Alsea.

Tal vez aquí la palabra clave en la discordia entre Cofece y la compañía sea "incluyera".

Por la respuesta que Alsea dio a la notificación de la multa, parecería que la compañía restaurantera y cafetera interpretó la condición a que sus contratos de arrendamiento no tuvieran cláusulas de exclusividad, más no a que en ellos se "incluyeran" esas estipulaciones.

En el comunicado en el que Alsea reveló la multa por ese problema dijo: "A pesar de que la compañía no ha celebrado contratos de arrendamiento que incluyan algún derecho o cláusula de exclusividad a su favor en centros comerciales", la Cofece impuso una multa.

Para algunos, la empresa restaurantera tendrá que remar contra la corriente para convencer a las autoridades judiciales que su manera de interpretar la condición es la correcta.

De nueva cuenta, si Alsea pierde la impugnación quedará claro que la compañía fue descuidada en interpretar su obligación, dejándola mal parada y, hasta cierto punto, con una reputación dañada por no ser lo suficientemente escrupulosa para no meterse en líos con las autoridades y tener que desembolsar más de 40 millones de pesos --un monto que si bien es insignificante frente a su ingresos, no deja de ser una cantidad que la empresa pudo haber conservado para su beneficio o el de sus propietarios

Se intentó obtener en un par de ocasiones los comentarios del director jurídico de Alsea, Armín Cañas, al respecto de estas disputas, pero no se logró.

Sobre los posibles errores jurídicos de la compañía, los analistas dijeron que en caso de que Alsea pierda sus impugnaciones en las cortes, entonces la empresa sí debería hacer tal vez una revisión interna para evitar que esto vuelva a ocurrir en el futuro.

Sobre ese posible fallo en contra de la empresa, "creo que ese es un tema más interno que ellos tendrán que evaluar", escribió Rosado en su respuesta a las preguntas de Sentido Común. "Desconozco los términos legales en los que se dio la situación y las posibles faltas en las que se han incurrido. Si es verdaderamente imputable a la compañía y no hay espacio para impugnar, quizás si sería importante revisar qué fue lo que se pasó".