Empresas

2014 el peor año para restaurantes en Yucatán

Debido a las bajas ventas y las nuevas disposiciones fiscales, más de 30 restaurantes en el estado de Yucatán han cerrado en el periodo enero-agosto, lo meses más negativos en su historia, así de acuerdo a las estadísticas por cada local nuevo que abre al menos tres cierran.
Yoisi Moguel / Corresponsal
07 septiembre 2014 15:30 Última actualización 07 septiembre 2014 17:11
Restaurante

(Foto: Bloomberg/Archivo)

MÉRIDA, Yucatán. - Para la industria restaurantera de Yucatán los ocho primeros meses del año han sido los más negativos de su historia al cerrarse 30 negocios a consecuencias de las bajas ventas y las nuevas disposiciones fiscales.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en la entidad, Álvaro Mimenza, explicó que de acuerdo a las estadísticas del sector por cada restaurante nuevo que abre al menos tres cierran, llevando hasta el momento 30 establecimientos finiquitados, lo cual contrasta drásticamente con el número del 2013 cuando finalizaron sus operaciones 35 negocios de comida.

El sector restaurantero, aseguró, está siendo severamente golpeado por la falta de liquidez, la competencia desleal de los puestos ambulantes y el impacto de la Reforma Fiscal, todo junto han influido en que los dueños de los negocios del ramo decidan cerrar sus puertas.

Mimenza Aguiar afirmó que en la Canirac se están haciendo todos los esfuerzos por mantener a flote a la actividad restaurantera y evitar que se pierdan plazas laborales, ya que el sector restaurantero genera poco más de 12 mil empleos directos.

Otro factor que empieza a influir en los cierres de los negocios de comidas establecidos es el hecho de que el consumo en los restaurantes locales descendió considerablemente desde el 2011, cuando los comensales yucatecos consumían en promedio 150 pesos por visita, y actualmente solo es de 100 pesos, a lo que se suma que la frecuencia disminuyó de dos veces por mes a una vez cada dos meses.

Álvaro Mimenza anticipó que por los festejos de las fiestas patrias, 15 y 16 de septiembre, el sector no tiene buenas expectativas, pues aunque se espera una buena afluencia de gente, el hecho de que sea lunes y martes no favorece, pues las personas tienen que trabajar al día siguiente.

Además, hay que sumarle el actual problema de recesión que enfrentan varios sectores productivos en el país disminuye el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Explicó que este año se contempla que las ventas por los festejos patrios sea menor que el 2013, año que también el resultado fue menor que en 2012.