El hastío de Higinio en mítines de Andrés
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El hastío de Higinio en mítines de Andrés

COMPARTIR

···

El hastío de Higinio en mítines de Andrés

Higinio Martínez, candidato al Senado de la alianza 'Juntos Haremos Historia por el Estado de México', parece estar en el tema de la seguridad de los candidatos.

Rivelino Rueda
10/05/2018
Higinio Martínez, candidato al Senado de la alianza 'Juntos Haremos Historia' por el Estado de México.

JILOTEPEC.- La inexpresividad de Higinio Martínez, candidato al Senado de la alianza Juntos haremos historia por el Estado de México, no tiene nada que ver con el júbilo de los simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador allá abajo, en la plaza de este municipio mexiquense.

Nada tienen que ver las muecas, las muestras de hastío y los gestos de incomodidad del llamado “cacique de Texcoco” con la algarabía de los militantes de Morena, con la verbena popular que abarrota el jardín central, con las emociones de su alumna, la maestra Delfina Gómez.

Todos, arriba y abajo del templete, reciben al candidato de la coalición Morena-PES-PT con gritos de “pre-si-dente”, “pre-si-dente”, pero Higino ni se inmuta, a pesar de la visible emoción del momento que provoca en Delfina Gómez, en Horacio Duarte, presidente de Morena en la entidad, y en Bertha Luján, coordinadora regional de campaña.

Higinio Martínez parece estar en otra parte, incluso en el tema de la seguridad de los candidatos. Mientras López Obrador prescinde de elementos de resguardo, los guaruras del exalcalde texcocano se abren paso con prepotencia y anuncian que “por aquí va a pasar el jefe, abran paso”.

En tres ocasiones ha estado el tabasqueño en tierras mexiquenses, y en tres ocasiones Higino ha permanecido con el mismo semblante. No ha tomado el micrófono en ningún acto. No aplaude. No se emociona con nada.

Pero Higinio endurece aún más el rostro cuando el tres veces candidato presidencial recrimina a los candidatos de Morena “no hacer campaña barrio por barrio y calle por calle, cerca de la gente”.

“Lo digo porque a muchos los veo muy blancos. No les pega el sol”, lanza el tabasqueño y el texcocano hace como que no escucha. Permanece inmóvil, traga saliva y continúa con esa inexpresividad.