Desairan presidenciables al sector del Turismo Médico
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Desairan presidenciables al sector del Turismo Médico

COMPARTIR

···

Desairan presidenciables al sector del Turismo Médico

El presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Turismo Médico, Carlos Arceo, dijo que se espera que el próximo gobierno entienda que el turismo médico es industria creciente.

María Luisa González
30/05/2018
Actualización 30/05/2018 - 20:00
Hospital Infantil de México 'Federico Gómez'.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

AGUASCALIENTES.- Las propuestas en materia de turismo de los “presidenciables”, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya, no contemplan el turismo médico, un segmento que se ha posicionado en la última década, cuando menos, como uno de los más rentables del sector turístico mexicano.

Sin embargo, el presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Turismo Médico (CMITM), Carlos Arceo, quiere ser optimista. “Esperamos que el próximo gobierno federal entienda que el turismo médico es una industria creciente y pujante, con un futuro más que promisorio y un enorme potencial para coadyuvar a consolidar a México como una potencia turística de primer orden”.

“Estamos listos para eso”, asegura, luego de advertir la necesidad de “sacar de la sala de espera” a ese segmento mediante el diseño de políticas públicas efectivas y de una estrategia nacional planificada que lo impulse, facilite inversiones y conjunte a toda la industria.

Si bien, ha habido algunas acciones de autoridades federales para atender y apoyar el tema, en los hechos no ha pasado mayor cosa, dice. Cita el caso del Consejo Consultivo anunciado por la Sectur en el sexenio peñista, con el propósito declarado de definir “estrategias puntuales” para impulsarlo. “En la práctica no fue más allá del discurso y evidentemente se les acabó el tiempo para emprender la tarea”, resume.

En entrevista con El Financiero, en el marco del Congreso de Turismo Médico celebrado en esta entidad, sostiene que “el gobierno conoce la importancia del tema”, pero que “lo cierto es que no le ha encontrado todavía la cuadratura”.

Advierte, incluso, que se carece de estudios “a fondo y redondos” que permitan conocer con precisión el total de turistas que ingresan por ese concepto al país cada año y la cantidad que derraman. En un balance final lo que hay, dice, son estimaciones fragmentadas, algunas cercanas a la especulación, o focalizadas en determinados destinos.

Se han publicados datos o declaraciones acreditadas a la Sectur, ProMéxico y algunos organismos privados, nacionales y extranjeros, que señalan que actualmente viajan a México por razones médicas más de dos millones de estadounidenses y canadienses y que el valor de ese mercado ronda a estas alturas alrededor de seis mil millones de dólares.

Carlos Arceo, sin embargo, no se “arriesga” a respaldar esas cifras insistiendo en que no hay estudios ni estadísticas nacionales que permitan “dar con certeza números”.

Lo que sí pondera es que se cuenta con elementos para afirmar que genera “miles de millones de dólares” cada año y que es un segmento “de lujo” que gasta hasta “30 veces más que el convencional”.

“Por ejemplo, sabemos que un 60 o 70 por ciento de la facturación de un buen número de doctores y hospitales de México corresponde al turismo médico; que éste registra en muchos casos estancias de varias semanas y hasta un mes, entre el pre y posoperatorio; que frecuentemente vienen con él otras personas, sean parientes o amigos, y que gasta también en muchos servicios turísticos como hoteles, transporte, alimentos y hasta en compras de artículos”.

“La demanda de procedimientos, además, ha sobrepasado el ámbito de la bariatría, donde inicialmente se concentraba. Actualmente abarca cirugía plástica, odontología, ortopedia, oncología, cardiología, oftalmología y gastroenterología, así como otras especialidades importantes, como la de fertilidad y fecundación in vitro, más implantación de células madres que últimamente también están empujando fuerte”.

“La ampliación del espectro de especialidades evidentemente se traduce también en un incremento de los pacientes que cruzan la frontera”, destaca, sea porque no pueden sufragar el alto costo de los procedimientos en sus países e, incluso, porque en muchos casos no los encuentran ni aún en Estados Unidos o algunas especialidades no son cubiertas; otros porque no cuentan con seguro o se les marcan excesivos periodos de espera”.

Los destinos también se han diversificado, “de tal manera que hoy se puede decir que el turismo médico se está dando a lo largo y ancho del país, con mayor o menor concentración en determinadas zonas”.

Arceo confirma que México es el destino favorito de canadienses y estadounidenses no solo por su cercanía, sino excelencia médica, reputación en ese campo, costos comparativamente bajos, disponibilidad de infraestructura y tecnología de última generación e, incluso, conocimiento de su idiosincrasia y el trato que reciben.

Asegura que éstos y otros activos mantendrán y consolidarán al país como “el número uno” para pacientes de ese origen. “Así será”, dice, al grado de que considera que es un tema “que debe ser prioritario” dentro de las agendas bilaterales de México, Estados Unidos y Canadá. Anticipa que se lo van a proponer al próximo gobierno federal.

“Tenemos miles de estadounidenses y canadienses cruzando la frontera para hacerse procedimientos y hablamos de seguridad y calidad de salud de los tres países, por lo que forzosamente se tiene que abordar; buscar acuerdos y modificaciones de leyes que abran colaboraciones y negocios en la materia en la región”, concluye.