Corean 100 mil en el Azteca: 'Es un honor estar con Obrador'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Corean 100 mil en el Azteca: 'Es un honor estar con Obrador'

COMPARTIR

···

Corean 100 mil en el Azteca: 'Es un honor estar con Obrador'

Este es el cerrojazo final a 87 días de giras proselitistas por toda la República, de casi 279 mítines en los 300 distritos electorales federales del país.

Rivelino Rueda
28/06/2018
Cierre de campaña de Andrés Manuel López Obrador.

El Estadio Azteca es un amuleto previo a la elección presidencial del domingo. Esto lo sabe por experiencia López Obrador, quien, desde el Zócalo capitalino, en 2006, vio cerrar campaña en este coloso al panista Felipe Calderón, y en 2012 al priista Enrique Peña Nieto.

Ahora los mítines históricos del político tabasqueño, los del desafuero de 2005, los de los cierres de campaña de 2006 y 2012, los de las jornadas del conflicto poselectoral de hace 12 años, los del anuncio de la conformación de Morena y su salida del Partido de la Revolución Democrática tras 24 años de militancia en septiembre de 2012, los de la defensa del petróleo en 2008 y 2013, se mueven a ocho kilómetros de distancia, en línea recta sobre Calzada de Tlalpan, del epicentro político y social de México, la Plaza de la Constitución.

Es el cerrojazo final a 87 días de giras proselitistas por toda la República, de casi 279 mítines en los 300 distritos electorales federales del país, de miles de kilómetros recorridos por tierra y por aire. Es la culminación también de 18 años de búsqueda por conseguir la máxima magistratura del país, la Presidencia de la República.

Y es que en este punto, que ha sido testigo de dos finales de Copa del Mundo, de conciertos masivos, de actos religiosos, de peleas de box, de películas de cine, de dos de los goles más bellos en la historia del futbol, el de Diego Armando Maradona con la selección de Argentina, y el de Manuel Negrete con el seleccionado mexicano, en el Mundial de México 1986, el candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia” define su futuro político inmediato.

En el coloso de Santa Úrsula, el tres veces candidato presidencial tiene dos rutas: o ganar los comicios del este domingo o, como lo prometió desde hace unos meses, tener un nuevo revés en un proceso electoral presidencial y retirarse a su finca en Palenque, Chiapas.

Pero los 100 mil simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador que abarrotaron ayer el Estadio Azteca desde las cuatro de la tarde no lo creen así, ni el mismo tabasqueño ni sus más cercanos.

“¡La tercera es la vencida!”, es el grito más socorrido, más profundo, más entrañable en esta noche en la zona de Coapa.

El Estadio Azteca es un amuleto que funcionó a sus adversarios hace doce y hace seis años. Y por ello los casi 100 mil simpatizantes del tabasqueño hacen “la ola”, cantan y bailan con Belinda y con Margarita, La Diosa de la Cumbia, agitan banderas y algunos no ocultan el llanto.

La catedral del futbol ruge y se cimbra con un estruendoso “¡presidente, presidente!”

Minutos después de las ocho de la noche. Andrés Manuel López Obrador brinca a la cancha y sus hinchas lanzan el grito de guerra que ha caracterizado los mítines del candidato morenista desde hace 18 años: “¡Es un honor, estar con Obrador!”

El amuleto Estadio Azteca funciona, al menos este miércoles, en el llamado “AMLOFest”, en el cerrojazo de 18 años de campaña proselitista.

Falta la verdadera prueba para el puntero, desde el principio hasta el fin, en todas las encuestas presidenciales. Tres días de veda y la llamada “madre de todas las elecciones”, la cita con la historia y, sobre todo, confirmar si el amuleto Estadio Azteca realmente funciona para ganar.