Economía

Grecia obtiene la aprobación de nuevos préstamos

Los ministros del Eurogrupo autorizaron la entrega de 10 mil 300 millones de euros en nuevos fondos a Grecia; además, el acuerdo incluye el compromiso para que el Fondo Monetario Internacional vuelva a participar en el rescate para Atenas.
Reuters
24 mayo 2016 21:21 Última actualización 24 mayo 2016 21:52
Grecia

(Bloomberg)

BRUSELAS.- La zona euro presentó a Grecia su oferta más firme hasta el momento sobre una eventual reducción de deuda, en un acuerdo que los ministros de Finanzas dijeron que incluye un compromiso para que el Fondo Monetario Internacional vuelva a participar en el rescate para Atenas.

Luego de negociaciones que se extendieron hasta las primeras horas del miércoles, los ministros del Eurogrupo autorizaron la entrega de 10 mil 300 millones de euros en nuevos fondos a Grecia, reconociendo las dolorosas reformas fiscales aplicadas por la coalición izquierdista liderada por el primer ministro Alexis Tsipras, que deben recibir algunos ajustes técnicos finales.

No obstante, el mayor avance fue un acuerdo bajo el que la zona euro accedió a ofrecer una disminución de la deuda de Atenas en el 2018, si eso fuese necesario para cumplir con los criterios acordados sobre la carga de pagos. La oferta fue suficiente para lograr que el Fondo Monetario Internacional se uniera nuevamente al bloque para financiar el rescate griego.


"Logramos un gran avance sobre Grecia que nos permite entrar en una nueva etapa del programa griego de ayuda financiera", dijo en una conferencia de prensa el presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas holandés, Jeroen Dijsselbloem.

Reconociendo el "capital político" que los ministros europeos invirtieron para lograr el acuerdo -una referencia a la firme objeción de Alemania a una reducción de la deuda- Dijsselbloem dijo que se trata de una "nueva etapa" de los esfuerzos por estabilizar las finanzas de Grecia, que llevaron a la zona euro al borde del colapso.

La confianza mutua está regresando a las negociaciones, sostuvo, casi un año después de que el rechazo de Tsipras a las medidas de austeridad casi llevó a la expulsión de Atenas desde la zona euro.

"Creo que hay fundamentos para estar optimistas en que esto puede ser el inicio de un cambio en el círculo vicioso de Grecia de recesión-medidas-recesión hacia uno en el que los inversores tengan una vía clara para invertir en Grecia", dijo a periodistas el ministro de Finanzas de Tsipras, Euclid Tsakalotos, después de la reunión en Bruselas.

El FMI insistió por largo tiempo en que los gobiernos europeos aceptaran reducir parte de la deuda de Atenas para hacer sus finanzas públicas más sostenibles. La negativa de Alemania y otros a asumir pérdidas llevó a meses de discusión con el prestamista internacional en los que Atenas se convirtió en un espectador.

Si bien los países europeos no ofrecieron una rebaja inmediata de deuda, ni realizaron un compromiso incondicional de reducir los pagos de Grecia, esbozaron los criterios para que eso ocurra. Las necesidades brutas de financiación de Atenas deben permanecer bajo un 15 por ciento del PIB en el mediano plazo y bajo un 20 por ciento en el largo plazo.

Con información de AP.

: