Economía

Zona euro convoca cumbre de emergencia por Grecia; se aceleran retiros bancarios

Ante el fracaso de las conversaciones entre Grecia y sus acreedores, los líderes de la zona euro se reunirán en una cumbre de emergencia el lunes. El BCE advirtió que no está seguro de que los bancos griegos puedan abrir la siguiente semana.
Reuters
18 junio 2015 15:27 Última actualización 18 junio 2015 15:29
Etiquetas
Grecia

Grecia. (Reuters)

ATENAS/LUXEMBURGO.- Los líderes de la zona euro se reunirán en una cumbre de emergencia el lunes para intentar evitar una cesación de pagos de Grecia, después de que se aceleró el retiro de dinero de los bancos y se hundieron los ingresos estatales.

Atenas y sus acreedores siguen estancados en sus conversaciones para lograr un acuerdo de asistencia financiera a cambio de reformas.

Los ministros de Finanzas del bloque monetario de 19 países no consiguieron avances en una reunión celebrada este jueves en Luxemburgo, a falta de 12 días para que Grecia deba afrontar un pago clave de la deuda al Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Lamentablemente (...) hubo muy pocos progresos. No hay un acuerdo a la vista", dijo Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, en una conferencia de prensa.

Los ministros enviaron una señal potente de que depende de Grecia presentar nuevas propuestas, afirmó.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo en un comunicado que convocó a los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro para reunirse el lunes por la tarde en Bruselas.

"Es hora de discutir urgentemente la situación de Grecia al más alto nivel político", señaló.

Funcionarios alemanes y de la UE rechazaron una información de un diario alemán que dijo que los acreedores están preparando una oferta final para extender hasta fin de año el actual programa de rescate sin la participación del FMI, y permitir que Atenas use 10 mil millones de euros (11 mil 370 millones de dólares) destinados a recapitalizar a los bancos helenos para cancelar sus deudas con el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI.

Dijsselbloem dijo que si hay un acuerdo de último minuto la próxima semana, deberá ampliarse algo del actual rescate para dejar tiempo para el desembolso.

Los ahorradores griegos retiraron unos 2 mil millones de euros entre el lunes y el miércoles, tras el fracaso de las negociaciones del fin de semana en Bruselas, indicaron destacadas fuentes bancarias.

La cifra es el doble de lo que el BCE garantizó esta semana a las entidades helenas en Asistencia de Liquidez de Emergencia (ELA, por sus siglas en inglés).

El BCE dijo el jueves en la reunión del Eurogrupo que no está seguro de que los bancos griegos puedan abrir el lunes, dijeron funcionarios con conocimiento de las conversaciones.

El FMI destruyó cualquier esperanza de que Grecia pueda evitar una cesación de pagos si no devuelve un préstamo de mil 600 millones de euros (mil 800 millones de dólares) a fines de junio, aumentando la presión sobre el primer ministro, Alexis Tsipras, quien no mostró señales de que vaya a ceder a las exigencias de sus acreedores.

"No existe un periodo de gracia o retraso de dos meses, tal como he visto en otras partes", dijo Christine Lagarde a periodistas en Luxemburgo.

Si la retirada de depósitos sigue superando a la ELA, podría obligar a Grecia a imponer controles de capital, como hizo Chipre en 2013, para evitar la salida de dinero del país.

Los 2 mil millones de euros que salieron en tres días representan cerca del 1.5 por ciento del total de los depósitos de hogares y empresas -de 133 mil 600 millones de euros- depositados en los bancos griegos a fines de abril.

Un portavoz del Ministerio de Finanzas declinó referirse a la última salida de capitales. Un portavoz gubernamental dijo en la noche del miércoles en televisión que no hay planes para introducir controles.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que todavía es posible alcanzar un acuerdo para aportar nuevos fondos a Grecia si Atenas muestra la voluntad necesaria.

No obstante, Tsipras -que inició una simbólica visita a Rusia en un momento de tensas relaciones entre Moscú y la UE- insistió en que las exigencias de los prestamistas para que se recorten las pensiones empeorarán la crisis.

En una columna de invitados del periódico Der Tagesspiegel de Berlín, intentó combatir lo que denominó como el "mito" de que los contribuyentes alemanes están pagando las pensiones y los salarios griegos.

"La insistencia ciega en los recortes (en las pensiones) en un país con una tasa de desempleo del 25 por ciento y donde la mitad de todos los jóvenes están desempleados sólo causará un empeoramiento de la ya dramática situación social", escribió.

Los mercados financieros reflejaron la creciente alarma por un posible default griego. Las acciones europeas cayeron y las griegas tocaron un nuevo mínimo de tres años.